Lo vengo diciendo y al final acabará siendo realidad. El confinamiento obligado por este virus comunista me está haciendo leer más que había leído en toda mi vida. Pero, ya saben, leer es un placer… y más si lo que se lee coincide con tus deseos y apreciaciones, lo que sucede en este caso. Aunque yo creí que solo yo tenía la mala imagen que tengo de los políticos actuales. Conocí a todos los líderes de la Primera Transición y con excepciones creí que eran de tercera división, pero han llegado “estos”, la nueva generación, (los Sánchez, los Casado, los “Coletas”, los “Errejones”, los Egeistas, los Puigdemont y demás ralea) y ya creo que no se puede caer más al fondo, porque en el infierno ya no hay sitio para más tontos, más torpes y más cobardes. 

Ahora lean lo que mi admirado Mariano José de Larra escribía en 1836:

¡Ser político en España es tener la cabeza huera…

«¡Necios! ¿No tenéis espejos por ventura...?

¡Miraos, insensatos, a vosotros mismos, y en vuestra frente veréis vuestra ignorancia! ¡Miraos en el espejo y contemplad vuestros espíritus vacíos...! ¡Decís que sois españoles y nada sabéis de España! ¡Decís que sois madrileños y nada sabéis de Madrid...! Vuestra vida es una vida absurda, llena de rutinas y de miserias.

¿Cuándo? ¿Cuándo habéis leído un libro? ¡¡Nunca!! A vosotros sólo os interesa el dinero y la moda… ¿Veis a aquellos que circulan por delante de Lhardy? ¡Son políticos! ¿Y sabéis lo que es ser político en España? ¡Ser político en España es tener la cabeza huera, el corazón de piedra y las entrañas de mármol...!»

MARIANO JOSÉ DE LARRA

(en Hablemos de Madrid) 

Y ahora lean lo que otro de mis admirados escribe de los políticos de su tiempo (si aquellos, en comparación con los de hoy, eran de Copa de Europa: Antonio Maura, Canaleja, Silvela, Sagasta, Romanones, Dato, Alcalá Zamora, Azaña, Pablo Iglesias, etc, etc, etc):

Dice Azorín de los políticos:

¡La política! ¡Los políticos! ¿Conoce usted en ambas Cámaras más de una docena de personas que puedan sostener una conversación sobre arte o sobre filosofía?... De un muchacho que principia y que promete, el mayor elogio que se puede hacer es exclamar: “¡Qué listo!” Es listeza de labia, la travesura, la habilidad: he ahí los supremos dones entre los españoles, he ahí las cualidades insignes para llegar a ser ministro…”

Azorín en el Ateneo de Madrid 29-11-1903:

 “Pensemos… en nuestros gobiernos formados por hombres ineptos y venales; en nuestro Parlamento, atiborrado de vividores. Pensemos en esta enorme tristeza de nuestra España. Y nosotros que la amamos con todo nuestro amor, porque hemos estudiado su Historia y estamos compenetrados con sus anhelos, trabajemos, poco o mucho, cada cual, desde su esfera, modesta o prestigiosa por que sea venida esta era de justicia, que Pío Cid o Ángel Ganivet, ansiaba con ansia tan grande y generosa”. 

Y dejo para otro día los que también recogí de don Miguel de Unamuno, de don Pio Baroja, de don Benito Pérez Galdós y de don Juan Valera, porque no quiero dejarles sin dormir esta noche.