Publicado en el libro "Cedade, algo asi como una historia"

“Nosotros en CEDADE encarnamos la continuación de aquella maravillosa idea que nació de Wagner y Hitler”

Jordi Mota, CEDADE 30 de enero de 1980. Núm. 88. 

Tanto por fecha como por el número de Cedade (el 88) indican que no se trataba de un texto más sino de la esencia de CEDADE.

En realidad deberíamos hablar del Cedade de Mota, desde sus inicios, pues sería erróneo extender esa idea a todos los elementos posteriores a J. Mota en Cedade.

Se ha dicho muchas veces que Cedade hace de un intento wagneriano, y es cierto. En el fundamental texto de Mota “¿Eran wagnerianos los nazis?” describe muy bien los inicios previos a Cedade: 

“La lectura del libro "Hitler mi amigo de juventud", de August Kubicek, clarificó el asunto wagneriano de manera definitiva, pues en él se detallaba el entusiasmo de Hitler por Wagner.

Precisamente movido por todo esto, decidí fundar una Asociación Wagneriana que no sólo defendería la obra wagneriana sino también el pensamiento del inmortal Maestro en temas como el amor a la naturaleza, los animales, lucha contra la usura, etc.

Seguí con mi fervor wagneriano organizando actos diversos y publicaciones. Entre las primeras cosas que hicimos figura la primera traducción al español de "Religión y Arte" (obra póstuma de Wagner): 60 ejemplares editados a ciclostil. Las primeras actividades serias tendrían lugar en enero de 1969, con las llamadas "Audiciones Wagnerianas Inéditas" que incluían la obra para piano de Wagner, fragmentos de sus primeras obras como Las Hadas y Rienzi, lieder, marchas, oberturas, etc., obras que en aquel momento muy poca gente conocía en España, ni siquiera entre los wagnerianos. Asistieron 2 personas además de los organizadores”. 

Todo ello le llevó a considerar la necesidad de una organización cultural nacionalsocialista y wagneriana capaz de dar a conocer esa Cosmovisión del mundo que no encontraba eco en medios puramente wagnerianos.

Por ello no es de extrañar que el wagnerianismo como forma de entender el arte y la vida fueran una constante en CEDADE, en sus revistas, libros, adhesivos, carteles y actos. 

Como temas puramente wagnerianos dentro de Cedade debemos reseñar que ya en sus inicios se editaron unas ‘Hojas Wagnerianas’ de 1970 a 1971, con 4 números, pues luego se trató de seguir con el proyecto Monsalvat. Se continuó más tarde con 3 números más de ‘Fulls Wagnerians’.

Tras ello se editaron 3 ejemplares de una revista titulada ‘Wagneriana’, por ediciones Bau/Wotan de 1976 a 1982. Eran más bien libros-revistas, dedicados cada número a un tema central. El primero a “Wagner y el nacionalsocialismo”, el segundo a “Escenografía wagneriana” y el tercero a “Wagner y los animales”.

Mota organizó una “Associació Wagneriana de Treballadors” en 1982 en el entorno de Cedade y en catalán.

Y en libros de Mota:

- Wagner y Hitler. 1994.con 92 páginas tamaño DINA4.

- "Wagner y el III Reich" intenté hacer un estudio exhaustivo y definitivo sobre la controvertida relación entre Wagner y Hitler.

Escritos Wagnerianos. Sin editorial. Barcelona 1985.160 páginas. Recopilación de artículos sobre tema wagneriano aparecidos en diversas publicaciones. En total 21 artículos.

Hay mucho más material puramente wagneriano pero ya no salió en el entorno de Cedade sino que pasó al ambiente wagneriano puro.

Se hicieron audiciones de Wagner, aunque no con gran asistencia en Cedade, pero si en casa de Mota y María, donde cada semana se hacían audiciones.

Editado ya como Cedade, el primer tema serio para dar a conocer el wagnerianismo por parte de Mota fue su texto en el libro “Hitler y sus filósofos”. Ediciones Bau. Barcelona, 1976. 96 páginas, donde Mota escribió el capítulo dedicado a Wagner que tenía una extensión de 18 páginas. Escribe Mota más tarde: “Otros colaboradores en el libro fueron Antonio Medrano, Juan Massana, Joaquín Bochaca y José Luis Torrents. El capítulo de este último autor, referido a Nietzsche, era totalmente contradictorio con el mío sobre Wagner”.

Esto es de reseñar, el wagnerianismo no fue aceptado por todos los miembros de Cedade, aunque oficialmente era parte de nuestras ideas en Cedade. La tendencia a Nietzsche fue siempre un problema para Mota, pero no oficialmente, nunca hubo un número de Cedade dedicado a Nietzsche, ni libros, ni propaganda, ni actos basados en Nietzsche, al menos mientras Mota dirigió Cedade.

En cambio podemos recordar “Combatiente ayer y hoy: Winifred Wagner", Cedade nº 62, setiembre 1975 y el número especial 89 del 30 abril 1980 dedicado al fallecimiento de Winifred Wagner.

Pero quizás el ejemplo más directo del wagnerianismo en Cedade es su número 114, de febrero 1983, “Wagner y el III Reich", donde se catalogaba a Wagner como ““EL PRIMER NACIONALSOCIALISTA”.

Este número dedicado al centenario del fallecimiento de Wagner fue esencial para Mota pues trató allí, ya poco antes de su salida de Cedade, en concretar no solo datos sobre las relaciones entre Wagner y Hitler y/o el III Reich (que son de todas formas muy completos) sino dos ideas fundamentales que él mismo expone:

  • En Cedade, como en el III Reich, había diversas opiniones, unos eran paganos, otros cristianos, unos wagnerianos y otros más nietzscheanos, etc… Eso no era grave pues la disciplina era aun así completa pese a estos temas. Y si se destruyó Cedade no fue por estas diferencias de ideas sino por la falta de conducta ética. Hitler iba a conciertos de Mahler y Wagner admiraba a Halevy.
  • La realidad es que Hitler no mostró el menor interés por Nietzsche. No mencionó nunca a Nietzsche en ninguna de sus obras, discursos, Mi Lucha, etc. Sólo tuvo una relación con la hermana de Nietzsche, que era muy favorable al NS, muy normal, pero nada más.

Creo que esta diferencia entre la idea wagneriana de Mota y las resistencias de algunos fueron uno de los temas que amargaron a Jordi Mota bastante. Más tarde me decía que en este tema, como en el de la defensa de las identidades y lenguas dentro de España o el de la espiritualidad y el romanticismo habían sido un fracaso sus intentos de exponerlas y transmitirlas.