Fue lo que respondió mi admirado Don Juan Valera cuando un día le pidieron su opinión sobre el felón Fernando VII... sí, eso fue aquel Rey, perseguidor de liberales y asesino por divertimento, una cabra que nació con un alma (aunque yo creo que ni eso tenía) de dictador, de tirano, de poderes absolutos (y estoy seguro que hasta en el Infierno estará haciendo las felonías que cometió en la Tierra). De niño, dicen sus biógrafos, ponía firmes o de rodillas a sus profesores simplemente por pedirle que aprendiera a numerar del 1 al 50. De joven, ya más ambicioso, organizó una  "Conjura en El Escorial" para obligar a su padre, Carlos IV, a abdicar y apoderarse del Estado porque le estaba dando muchas libertades al "populacho" y consideraba al "ladrón ese" (o sea, Godoy) un cobarde que estaba entregando España a los malvados "franchutes"... y no sólo eso, sino que a sus conjurados les dijo que a la primera que había que matar era a su madre, "por que ella es la que manda"... claro, que al ser descubierto juró y perjuró que él era un hijo obediente y buen amante del pueblo...y en cuanto pudo volvió a lo suyo, primero jura la Constitucióny a renglón seguido se echa al monte y manda ahorcar a todos los de Cádiz... pero, vuelven los liberales con Riego a la cabeza y pierde el culo por jurar otra vez la Constitución ("Marchemos todos juntos y yo el primero por la senda constitucional"), pero, eso sí sólo hasta que llegan los CIEN MIL de San Luis y recupera la corona y el Poder y de inmediato le sale la cabra que lleva dentro y se vuelve al monte, y hasta más sanguinario, ya que vengativo como era (¿y qué no era aquel sujeto felón?) no se conforma con ahorcar o darles garrote a los liberales, no, ya condena a romanos y cartagineses, por el simple hecho de ganar una partida a sus serviles condes, duques o marqueses (¡allí nació el marquesado de Galapagar, por cierto!)... y es que el que nace cabrón muere cabrón...

                    Sí, lo que dijo Don Juan Valera, las cabras siempre tiran al monte.

                    Pues en esas estamos aquí, otra vez, que de nuevo han vuelto los comunistas de antaño y ahora, por lo que se ve, para quedarse.¿O es que alguien creen que Don Pedro y Don Pablo van a dejar que le quiten el BOE?.... Lo siento, pero lo voy a decir otra vez, yo también me vuelvo al monte: Señores de la Derecha, Señoras del Centro, pero ustedes creen de verdad que aquí va a haber más elecciones libres?...

                     Ayer el Parlamento, (con la Oposición incluída, sí, seguid pronunciando discursos rimbombantes), por la mañana la Fiscalía del Estado, por la tarde la Abogacía, la Guardia Civil, los Jueces y de madrugada la Prensa.

                    Y por si no fuera suficiente la cárcel del virus...o sea, un cheque en blanco para poder implantar su dictadura sin necesidad de tiros, ni de tanques ni Guerras...con una Orden ministerial, con un Decreto, con una Ley, con el BOE les basta.

                    Y no se extrañen de que muy pronto (aunque tienen dos años de por medio y para entonces ya no hará falta ni eso) planteén la reforma de la Ley Electoral...o copien la Ley Azaña de Defensa de la República, cambiando República por Democracia (No queda mal "Ley de Defensa de la Democracia" ¿verdad? y al que critique al Gobierno Artículo 33,

o sea, a Siberia o a Ekaterinburgo)

                   Pero no desesperéis. Del Infierno también se puede salir.

                   Sólo con que un 10º de los españoles fueran capaces de decir en la calle, ante la Moncloa, lo que dijo aquel gran escritor que fue Ramón Pérez de Ayala en cuanto vio lo que era la República del Frente Popular:


                   "La república española ha constituído un fracaso trágico. Sus hijos son reos de matricidio...He profesado al general Franco mi adhesión, tan invariable como indefectible. Me enorgullece y honra tener mis dos hijos sirviendo como simples soldados en la Primera línea del Ejército Nacional".

 

                             ¡¡¡ Ilusos !!!... y vosotros enviando Recursos al Supremo, al Constitucional, al de Cabra o escribiendo poemas al otoño. "Os dieron a elegir entre el deshonor y la guerra,  y elegísteis el deshonor, pues tendréis también la guerra"