“Yo acepté la Dictadura militar porque España y el Ejército la quisieron para acabar con la anarquía, el desenfreno parlamentario y la debilidad claudicante de los hombres políticos. La acepté como Italia tuvo que acogerse al fascismo porque el comunismo era su inmediata amenaza. Y porque había que emplear una terapéutica enérgica sobre los tumores malignos que padecíamos en la Península y en África”

Así declaró Alfonso XIII su aceptación de la Dictadura de Primo de Rivera en el Diario británico “Daily Mail” el 24 de enero de 1924

Y es que ciertamente la situación de España de aquellos años, miserias, hambre, ruido de sables en los cuarteles, Partidos políticos enfrentados y divididos, un Parlamento donde no se hacía otra cosa que hablar y un pueblo desconcertado, desilusionado y dispuesto a todo, no era para soluciones habladas y para pactos imposibles . Es verdad que la suerte final del Golpe Militar la decidió Alfonso XIII (por ello el historiador Julián hablaba de “una Dictadura con Rey”) al no respaldar al Gobierno y ceder el Poder a Primo de Rivera, lo mismo que había hecho un año antes el Rey de Italia, Víctor Manuel III.

Pero de todo aquello que sucedió hoy traigo al recuerdo el “Manifiesto a los españoles” que hizo público el capitán general de Cataluña, don Miguel Primo de Rivera, el día 13 de septiembre de 1923 (por cierto, muy parecido al que hicieron los generales Prim, Serrano y Topete 55 años antes, en 1868):

El Manifiesto de Primo de Rivera

AL PAÍS Y AL EJÉRCITO.

Españoles: Ha llegado para nosotros el momento más temido que esperado (porque hubiéramos querido vivir siempre en la legalidad y que ella rigiera sin interrupción la vida española) de recoger las ansias, de atender el clamoroso requerimiento de cuantos amando la Patria no ven para ella otra salvación que liberarla de los profesionales de la política, de los hombres que por una u otra razón nos ofrecen el cuadro de desdichas e inmoralidades que empezaron el año 98 y amenazan a España con un próximo fin trágico y deshonroso. La tupida red de la política de concupiscencias ha cogido en sus mallas, secuestrándola, hasta la voluntad real. Con frecuencia parecen pedir que gobiernen los que ellos dicen no dejan gobernar, aludiendo a los que han sido su único, aunque débil, freno, y llevaron a las leyes y costumbres la poca ética sana, el tenue tinte de moral y equidad que aún tienen; pero en la realidad se avienen fáciles y contentos al turno y al reparto y entre ellos mismos designan la sucesión.

Pues bien, ahora vamos a recabar todas las responsabilidades y a gobernar nosotros u hombres civiles que representen nuestra moral y doctrina. Basta ya de rebeldías mansas, que, sin, poner remedio a nada, dañan tanto y más a la disciplina que está recia y viril a que nos lanzamos por España y por el Rey.

Este movimiento es de hombres: el que no sienta la masculinidad completamente caracterizada que espere en un rincón, sin perturbar los días buenos que para la patria preparamos. ¡Españoles!¡Viva España y viva el Rey!

No tenemos que justificar nuestro acto, que el pueblo sano demanda e impone. Asesinatos de prelados, exgobernadores, agentes de autoridad, patronos, capataces y obreros; audaces e impunes atracos, depreciación de moneda; francachela de millones de gastos reservados, sospechosa política arancelaria por la tendencia, y más porque quien la maneja hace alarde de descocada inmoralidad, rastreras intrigas políticas tomando como pretexto la tragedia de Marruecos, incertidumbres ante este gravísimo problema nacional, indisciplina social, que hace el trabajo ineficaz y nulo, precaria y ruinosa la producción agrícola e industrial; impune propaganda comunista, impiedad e incultura, justicia influida por la política, descarada propaganda separatista, pasiones tendenciosas alrededor del problema de las responsabilidades, y… por último, seamos justos, un solo tanto a favor del Gobierno de cuya savia vive hace nueve meses, merced a la inagotable bondad del pueblo español, una débil e incompleta persecución al vicio del juego.

No venimos a llorar lástimas y vergüenzas, sino a ponerles pronto y radical remedio, para lo que requerimos el concurso de todos los buenos ciudadanos. Para ello, y en virtud de la confianza y mandato que en mí han depositado, se constituirá en Madrid un directorio inspector militar con carácter provisional, encargado de mantener el orden público y asegurar el funcionamiento normal de los ministerios y organismos oficiales, requiriendo al país para que en breve plazo nos ofrezca hombres rectos, sabios y laboriosos que puedan constituir Ministerio a nuestra amparo, pero en plena dignidad y facultad, para ofrecerlos al Rey por si se digna aceptarlos.[...]

13 de septiembre de 1923

Y en sus primas declaraciones Primo de Rivera añadió: “El país no se impresiona ya con películas de esencias liberales y democráticas; quiere orden, trabajo y economía”

Señores, pues esto solo tiene un comentario: “cuando las barbas del vecino veas pelar, pon las tuyas a remojar”.