Son los tres estados de la materia. Cada uno tiene distintas características con respecto al otro.

Sólidos: Tienen forma y volumen constante, Se caracterizan por la fortaleza y regularidad de sus estructuras. Tienen capacidad para soportar fuerzas sin deformarse. Son duros y resistentes. Las fuerzas de atracción son mayores que las de repulsión.

Líquidos: No tienen forma fija ni memoria de forma, por lo que su forma es variable, pero si tienen volumen.

Gaseosos: No tienen ni forma ni volumen fijos. Su volumen puede cambiar según las condiciones de temperatura y presión. Su cohesión es casi nula

Zygmun Baumant es un sociólogo, filósofo y ensayista polaco famoso, entre otras cosas, por su metáfora de la “sociedad líquida” o “modernidad líquida? Baumant viene a decir que la sociedad ha pasado de ser una sociedad sólida (fuerte, difícil de deformar, regular, dura y resistente en la que las fuerzas de atracción son mayores que las de repulsión; sociedad con seguridad, contenidos y valores), a una sociedad líquida (débil, fácil de deformar, irregular, blanda donde las fuerzas de repulsión son mayores que las de atracción; sociedad móvil, incierta, sin contenidos, principios ni valores) Este cambio nos ha traído “transitoriedad, desregulación, liberalización, precariedad, vínculos flojos y banales, individualismo y privatización; todo esto marcado por el carácter volátil y transitorio de las relaciones”. “El amor se hace flotante sin responsabilidad hacia el otro. Surfeamos en las olas de una sociedad líquida siempre cambiante, incierta y cada vez más imprevisible. La sociedad líquida es un tiempo sin certezas” “La modernidad líquida es una civilización de excesos, redundancia, desperdicios y eliminación de desechos” “Lo que hoy es válido, mañana se desecha, incluso a las personas a las que en algunas ocasiones se les trata como a desechos” La incertidumbre nos rodea lo que afecta a nuestra salud física y mental. Los nexos potentes y sólidos de la anterior sociedad ahora son débiles, provisionales, frágiles, relativos haciendo de esta sociedad una sociedad en estado fluido y volátil. Al ser líquida adopta la forma del último envase que acaba de llegar para adaptarse a él sumisamente y así, es manejada a su antojo por quienes ostentan el poder, de forma que los ciudadanos creen ver y conocer la verdad cuando tan solo, y como en la alegoría de la Caverna de Platón, los hombres y mujeres de esta sociedad líquida, solo ven las sombras distorsionadas de una realidad a la que nunca pueden acceder. Esta sociedad líquida puede, si antes no le ponemos remedio, dar paso a una sociedad en estado gaseoso (no tiene ni forma ni volumen fijos y su cohesión es casi nula) Hay tanta injusticia, tanta desigualdad y tanta estupidez en esta sociedad que, como no se le ponga freno, puede que pasemos, mediante ebullición, implosión o explosión al estado gaseoso

La sublimación es el paso de sólido a gaseoso sin pasar por el estado líquido y en muchas ocasiones se emplea esta palabra para definir una elevación del ser humano sobre sus miserias. Sería bueno que el ser humano se elevase sobre sí mismo…pero según van sucediendo las cosas parece imposible. Lo más probable es que nos evaporemos.