Si no se entiende que el gobierno del fraudulento Doctor es una banda mafiosa, compinchada con otras parecidas de terroristas y separatistas, no se entenderá nada. Por lo tanto es preciso esperar cualquier maniobra criminal por su parte. Lo de las balas tiene todo el aspecto de ser un montaje con el que quieren acusar y acosar a VOX sin ninguna prueba, y promover  una histeria de masas valiéndose de la Triple M.  Es tradicional. En la república hacían lo mismo con  una amenaza fascista que los dirigentes del PSOE, como los de la Esquerra, sabían inexistente, cosa que denunció Besteiro en el propio PSOE. Pero así se formó el ambiente para la insurrección de octubre del 34, que dejó malherida a la república. Estos delincuentes utilizan un antifranquismo histérico contra un régimen que no existe desde hace más de cuarenta años, para encubrir sus muchos delitos contra la libertad y la unidad de España.  VOX debería prepararse contra las peores maniobras.
 Oyes o lees a  comentaristas y analistas políticos hablar de las elecciones como de la liga de fútbol:  que si tal equipo juega mejor o peor, regatea más o mete más goles o hace más pequeñas trampas… Pero lo que está en cuestión desde hace muchos años es el terreno y las normas del juego, es la unidad nacional y la democracia, sometidas a una corrosión brutal por los mafiosos. Y se permite a los mafiosos presentarse impunemente como demócratas. Es más como “los” demócratas. Con raras excepciones, el análisis político en España es un  chiste, apenas va más allá del chismorreo político de ocasión. “Por falta de formación histórica e ideológica”