Bueno, no se asusten, que todavía no me he vuelto loco, que yo sé que no soy el genio malagueño, que sólo soy lo que soy: un humilde escritor no subvencionado, el hijo de Julia la "Panaera" de Carteya, un viejo que ya está el segundo de la gran cola.
                Pero, si soy Picasso, cuando dice lo que le dijo a mi amigo Antonio D. Olano y que ayer mismo reproduje en las páginas de este "Correo de España", ya más perseguido  que el ladrón de la "Gioconda" y más valiente que el Pelayo de Covadonga:
 
                "Señor Ministro, le voy a decir algo que quiero que oigan todos. Yo nací en Málaga, Andalucía, y por malagueño me tengo. Luego aprendí a pintar en La Coruña, Barcelona y Madrid y en París y Francia acabé siendo Picasso... O sea, que bien puedo decir que mi cuna está en Málaga y mi cama en París... pero, por encima de Andalucía, de Galicia, de Cataluña y de Madrid soy español y seré mientras viva y hasta después de la muerte"
 
                Señores, yo no sé si ustedes se habrán emocionado al leer sus palabras, pero a mi que el genio del Guernica" diga lo que dice  no sólo me emocionan sino que despiertan al esforzado guerrero que heredé de mis admirados Pelayo, el Cid, Alfonso VI, el "Gran Capitán", Cortés, Pizarro, el Duque de Alba, Alatriste, Prim, José Antonio, Franco...y me dan ganas de tomar la lanza de Ricardo,la "Tizona" de Rodrigo, la "Francisca" del Pulgar y montado sobre "Babieca" o la "Fátima", o el "Negro" de Fernando o el ruano del Cortés... entrar en Barcelona y rompiendo sus adarbes acabar con los miserables de sus "procés", cual Espartero de ayer.
 
           Sí, yo soy Picasso-
           Como antes fui Lorca, cuando dijo:
         "Yo me siento  a la vez católico, comunista, libertario, falangista, anarquista, tradicionalista, monárquico, republicano...pero, por encima de todo me siento español y español me sentiré hasta después de mi muerte"
                                           
      
  Como antes me sentí Gonzalo Fernández de Córdoba:
 
  ¡ Soldados...
  Quién al oír el nombre de España no se ponga firme y salude.
  Quién al oír el nombre de España no se emocione y grite ¡VIVA ESPAÑA!.
  Quién al oír el nombre de España no esté dispuesto a dar hasta la última gota de    su sangre...
  Quién no se sienta español y ame a España por encima de su vida... ya puede          abandonar su espada y esta guerra.
  Porque o se está con España y por y para España vive O tiene que perderse y          esconderse en las cuevas de los cobardes...
  ¡¡ Soldados de España !!  ¡¡¡ VIVA ESPAÑA!!!
 
                    Sí, yo soy Picasso.
                    Yo soy Lorca.
                    Yo soy Gonzalo Fernández de Córdoba, el "Gran Capitán".