Como ya he dicho varias veces en otros artículos publicados en El Correo de España, quizás hasta ponerme pesado, disponemos de un excelente sistema de seguimiento y control de la mortalidad diaria llamado Sistema de Monitorización de la Mortalidad Diaria (MoMo), cuyo funcionamiento está muy bien explicado en la web del Ministerio de Ciencia y Desinformación[1], del cual depende.

El objetivo del MoMo, y su mayor utilidad, es detectar lo antes posibles crecimientos anormales de la mortalidad, para poder anticipar la existencia de una causa exógena (como, precisamente, una epidemia) que esté aumentando anormalmente la mortalidad y, con esa alerta temprana, tomar las medidas necesarias. Para ello, y esa es la información más valiosa del MoMo, para cada día te anticipa el número esperado de fallecimientos, en base a la información histórica de 40 años y a varios modelos en mi opinión bastante sofisticados que ajustan esa previsión teniendo en cuenta las circunstancias reales (por ejemplo, una “operación salida” que pueda aumentar el número de fallecidos en accidente de tráfico, o una ola de calor, etc.), el aumento de la población, etc.

En periodos en los que no hay una causa extraordinaria de mortalidad las previsiones que hace el Momo son muy precisas, y sobre todo cuando se toman varios días o semanas. Téngase en cuenta que durante 2019 fallecieron en España, por todas las causas, una media de 1.150 personas al día, por lo que -aunque sea triste decirlo- ni siquiera un aumento puntual en un día de los accidentes de tráfico, o un accidente laboral grande hacen que el número de decesos real se separe mucho del esperado según la serie histórica. En definitiva, el MoMo detecta y cuantifica con mucha precisión los excesos de mortandad, por lo que sin duda es la herramienta más útil, y en mi opinión la única realmente válida, para saber cuántas vidas se ha llevado realmente por delante el maldito virus chino con la colaboración de nuestro gobierno de incompetentes.

Es muy importante aclarar que el MoMo no da ninguna información sobre la causa de las muertes, entre otras cosas porque esa información no le llega al MoMo. Solo da números de fallecidos reales y esperados, sea por la causa que sean.

Estos son los datos más recientes que aporta el Momo, que cubren el periodo que va desde el 1-dic-2019 al 14-may-2020, tal cual aparecen hoy mismo en la web del Instituto de Salud Carlos III, que es el organismo oficial que lo gestiona:

Captura_de_pantalla_2020-05-15_a_las_19.09.46

La línea negra indica el número REAL de fallecidos en cada día; la línea azul indica el número ESPERADO de fallecimientos (media) y la banda de color azulado indica el rango en que se debería mover el número real de fallecidos, con un 99% de probabilidad, si no hay ninguna causa de mortalidad extraordinaria.

Como se ve clarísimamente en este gráfico facilitado por el MoMo, hasta mediados de marzo las cifras REALES de fallecidos, día a día, estaban dentro del rango de lo esperado, con las variaciones normales en una “variable aleatoria” como esta (siento usar esa expresión hablando de muertos). A partir del 11-Mar el número de defunciones se dispara, saliéndose y por mucho de lo que podríamos llamar la “normalidad”, situación que dura hasta los primeros días de mayo, a la derecha del gráfico, cuando de nuevo las cifras REALES de fallecidos se han vuelto a meter en el rango de lo esperado en una situación normal, sin Covid.

Hay varias aclaraciones relevantes sobre las cifras que da el MoMo:

  1. La información que sirve para elaborar el MoMo no cubre al 100% de la población de España, sino al 93%. Como no hay ninguna razón para que ese 7% no cubierto se comporte de modo diferente al 93% restante, se pueden extrapolar los datos del MoMo para el 100% de la población incrementando todo (muertes reales, muertes esperadas y diferencia) en un 7,53%.
  2. Los datos de fallecidos reales de los últimos días pueden sufrir variaciones, en general al alza, pues a veces hay pequeños retrasos en la llegada de la información desde los Registros Civiles, pero a partir del séptimo día los datos son ya muy estables. En nuestro caso, los datos de la semana que va del 8 al 14 de mayo podrían sufrir alguna variación, pero que por su magnitud (30 o 40 fallecimientos más) no deben afectar a las conclusiones.
  3. El MoMo es un modelo estadístico, por lo que -como todos los modelos estadísticos- para cada magnitud te da una media, o valor esperado[2], y un rango en el que se mueve es magnitud con un cierto nivel de probabilidad. Así, ya se ha explicado que el MoMo te dice para cada día cual es el número de fallecidos esperados más probable y un rango en el que se debe mover, cada día, con un 99% de probabilidad. Por esa razón, no se puede asegurar que todo el exceso del número real sobre el número esperado sea debido al Covid, sino que siempre hay que hablar de un rango.
  4. El MoMo aporta también información desglosada por Calamidad Autónoma, por sexo y por grupos de edad (menores de 65, de 65 a 74 y mayores de 74), pero al tratarse de un modelo estadístico, cuanto más desglosas la información más pequeña es la muestra y por tanto el margen de error aumenta; es decir, son mucho más fiables los datos del MoMo para todas España, sin distinción por sexo o por edad, que -por ejemplo- los fallecidos de más de 74 años en La Rioja. Cuanto más se amplia el “zoom” más baja es la fiabilidad.

Una vez hechas estas aclaraciones metodológicas, vayamos a los números.

Trabajando exclusivamente con la información del MoMo, y aplicando exclusivamente herramientas estadísticas, es decir, sin meter nada de subjetividad, nada que sea opinable, de los números que aporta el MoMo se concluye:

  1. Entre el 11-Marzo y el 10-Mayo, aproximadamente, se observan cifras de mortalidad extraordinariamente altas, que se salen rotundamente de las cifras que habría habido en una situación “normal”.
  2. A partir de del 10-Mayo, aproximadamente, las cifras de fallecidos REALES ya están de nuevo dentro de lo esperado; esto no quiere decir que ya no haya ningún fallecido por Covid, ni mucho menos, sino que si no supiéramos que hemos sufrido una terrible pandemia, el que viera las cifras de los últimos 5 o 6 días, y solo esas, no podría detectar que hay una causa de fallecimientos anormal.
  3. El exceso de fallecidos en ese periodo (mediados de marzo a mediados de mayo) se mueve en un rango de entre 33.500 y 35.500 con un 99% de probabilidad, con la media del rango en unos 34.500 fallecidos por encima de lo normal.[3]

Captura_de_pantalla_2020-05-15_a_las_19.10.50

En este gráfico, obtenido directamente de la base de datos del MoMo sin ninguna interpretación subjetiva, también se observa:

  • El gobierno estuvo ocultando desde el principio, y hasta mediados de abril, la verdadera magnitud de la tragedia. Mientras que el máximo número de fallecidos en un día, según el gobierno, fue de 950 el 1-Abr, la realidad es que durante 16 días consecutivos (entre el 24-Mar y el 8-Abr) ha habido más de mil muertos diarios, con un pico el 31-Mar y 1-Abr de más de 1.400 muertos diarios.
  • Desde mediados de abril hasta hoy, en cambio, estos canallas están hinchando el número de muertos diarios, reportando una cifra que día a día es mayor que la que dice el MoMo. Esto lo hacen, sin duda, para ir reduciendo esa increíble cifra de “muertos inexistentes”, que llegó a ser de unos 11.000, pues les tiene que “quemar” por muy amorales que sean, pero sobre todo para seguir manteniendo esta situación de pánico y de psicosis que les permite seguir actuando del modo más totalitario imaginable, a base de decretos ley, seguir manteniéndonos ilegalmente secuestrados y seguir atropellando nuestros derechos más básicos.

Desgraciadamente seguirá habiendo muertos por Covid cada día durante las próximas semanas o meses, ojalá que cada día menos, pero su número diario será tal que ya no lo detectará el MoMo, salvo que hubiera un rebrote, pues quedarán dentro de ese rango de +/- 10% donde se mueven las cifras con un 99% de probabilidad en una situación normal, sin Covid. Esa “cola” puede añadir otros 1.500 o 2.000 muertos, según cuanto dure, salvo -insisto- que haya un rebrote.

En definitiva, se puede afirmar con un altísimo grado de fiabilidad, la que nos da el MoMo, que los muertos por Covid hasta ahora han sido del orden de 35.000 y que, si no hay un rebrote, acabaremos en el entorno de los 37.000.

A pesar de esta evidencia, y a pesar de que los datos del MoMo son datos OFICIALES, suministrados por los mismos que cada día nos intentan manipular en rueda de prensa al mediodía, siguen intentando hacernos creer que los muertos son 27.000 -del orden de 8.000 menos que la realidad-.

Toda España sabe hoy que hay muchos más muertos que lo que nos dicen, excepto los sanchistas y los podemitas fanáticos abducidos por estos verdaderos enemigos del Pueblo. Con los datos que acabo de exponer se puede afirmar con rotundidad, sin temor a equivocarse, que el Covid se ha llevado o se va a llevar por delante cerca de 40.000 vidas.

¿Cuántos de estos dramas se podrían haber evitado con una gestión responsable?

Aquí ya nos apartamos de las matemáticas y empezamos a meter criterios subjetivos y opiniones. Aquí va la mía.

Creo que con los únicos que nos podemos comparar de verdad son con los países de nuestro entorno, pues tienen características sociológicas, sanitarias, demográficas, etc. similares a las nuestras. Compararnos con China, con Corea del Sur, con Japón, con Irán o con los EE.UU. me parece menos representativo.

Creo también que el parámetro que hay que utilizar para comparar es el número de fallecidos por millón de habitantes, pues ese dato recoge tanto la incidencia que ha tenido la enfermedad (porcentaje de la población que se ha contagiado) como la gravedad (mortandad entre los contagiados).

España, con esos 35.000 muertos por Covid hasta la fecha, tiene unos 750 muertos por millón de habitantes. La media de todos nuestros socios de la Unión Europea (27 países), sin incluir a España, es de 160 muertos por millón de habitantes, por lo que con una simple resta y una multiplicación es evidente concluir que la incompetencia y la negligencia de la banda de bolivarianos que nos gobierna nos ha costado, al menos, 27.000 muertes; si lo hubiéramos hecho tan bien (o tan mal) como la media de nuestros socios europeos, habríamos tenido unas 8.000 muertes, no 35.000[4].

¿Cuándo van a empezar a pagar por ello?

 

[1] https://www.isciii.es/QueHacemos/Servicios/VigilanciaSaludPublicaRENAVE/EnfermedadesTransmisibles/MoMo/Paginas/default.aspx

[2] Que me disculpen las personas que lean esto y tengan conocimientos de estadística por no meterme en la distinción entre media, mediana y moda en una distribución normal, en aras de la simplicidad. Soy consciente de que en una distribución de este tipo no es correcto llamar “valor esperado” a la media.

[3] Algún amigo con el que he comentado estos números me ha dicho, con buen criterio, que serán más, pues durante el confinamiento ha habido menos accidentes de tráfico y menos accidentes laborales, lo cual es cierto. Sin embargo, ni el número de fallecidos en accidente de tráfico (1.098 en 2019) no en accidente laboral (695), lo que hace una media de casi 5 al día (una barbaridad) cambian substancialmente las cifras. Aunque no hubiera habido ninguno en los dos meses de confinamiento, añadirían del orden de 300 a los 35.000 indicados.

[4] Para que nadie piense que he elegido la UE por conveniencia. Fuera de la UE, y en todo el mundo, hay 33 países en los que haya habido 10.000 contagiados o más. Esos 33 países, con una población total de 5.200 millones de habitantes, suman 3,2 millones de casos y 180.000 fallecidos, lo que da una ratio de 35 fallecidos por millón de habitantes, frente a los 160 de la UE y los 750 de España