“Los cañones del futuro serán la información”, Napoleón

“Cuando se descubrió que la información era un negocio, la verdad dejó de ser importante” Ryszard Kapuscinskin, periodista, historiador y escritor polaco

Estamos sufriendo una pandemia sanitaria y económica sin precedentes; se supone que el periodismo debería trabajar en y para la verdad, sin embargo, no es así. Las hordas de mercenarios mediáticos a sueldo del gobierno y de los medios de comunicación, no solo no informan con la verdad, la ocultan miserablemente a los ciudadanos…Y llevamos casi 50.000 muertos y millones de parados o en ERTES.

Un grupo de científicos del (ISI) “Intelligent Systems Informatics Lab, perteneciente a la Universidad de Tokio ha logrado desarrollar un robot capaz de trabajar como el mejor de los periodistas. Detecta la noticia, se documenta, hace fotos, tiene la capacidad para hacer preguntas a los testigos y, además, la pública.

La humanidad está de enhorabuena, por fin dejaremos de ser manipulados por quienes, previamente, manipulan las noticias. El robot periodista, fiel a su naturaleza cibernética, desde la frialdad de su cerebro, será imparcial y publicará la noticia tal como haya sucedido el hecho; se limitará a contar exactamente lo sucedido.

Carente de necesidades físicas, de deseos, de pasiones, de temor este aséptico periodista a nadie temerá ni a nadie se venderá. No le importará el ostracismo al que son condenados todos los periodistas e intelectuales que no se pliegan a la doctrina impuesta por los poderes políticos, mediáticos y económicos; como tampoco le quitará el sueño el ser despedido. Programado en la sencillez de recoger la noticia, documentarse y preguntar a los testigos; toda manipulación, falacia y mentira serán rechazadas por su metálico cerebro. Todo lo contrario que el proceder del periodista-mercenario actual que, obligado por su ideología, por la imposición de quien le paga, por las represalias, por el miedo al ostracismo; miente, manipula y jura en arameo todo lo que sus superiores le ordenan mentir, manipular y jurar.

Gracias a esos científicos del ISI, una nueva era está a punto de comenzar, era a la que podríamos llamar “Era de la Verdad”. Será maravilloso pasar de milenios de vivir en la mentira a vivir en la verdad. Nos vamos a purificar; pasaremos de la era de Piscis dominada por la falsedad, la hipocresía, la manipulación, la corrupción, la cobardía, la comprar y venta del pensamiento, de las ideas, hasta de las almas; para entrar en la era del Acuario, revestida con la toga de la Verdad.

El sistema pesebrista de subvenciones, subsidios, mamoneos, mamandurrias y posiciones genuflexas ante el amo para, mediante la información más falsa que un billete de 25 euros, mantener al pueblo en la ignorancia va a terminar. Esos intelectuales, esos periodistas, esos presentadores de telediarios, esos políticos se verán con el culo al aire y la sociedad, iluminada por la luz de la verdad, los despreciará como debió hacer hace muchos siglos.

Queridos lectores, todo esto sería muy bonito y saludable, pero ¿saben? Poniéndome en lo peor, creo que lo mismo que han desarrollado ese periodista cibernético, serán obligados a destruirlo o, al menos, a manipular sus circuitos para que los poderosos de siempre y sus esbirros a sueldo sigan controlando la información y las noticias para conducir a punta de tralla a los ciudadanos, como si de borregos se tratara, hasta el redil donde los tendrán encerrados alimentados con el maná de la perversidad.