Los firmantes del indulto a Grinán, reflejan los compromisos contraídos:

1º Es obvio y está más que justificado que lo pida la familia.

2º Lo piden dos sindicatos, corruptos tanto de los actuales dirigentes como de los antiguos. Han sido defraudadores con los cursos de formación y beneficiarios de los ERES de Andalucía.

3º.- Lo piden los políticos correligionarios del Partido PSOE, muchos de ellos beneficiarios del fraude.

En este sentido produce una inmensa vergüenza que habiendo sido el PP acusación popular con Manos Limpias pidan el indulto políticos de este partido.

4º.- Lo piden personajes como Rodolfo Martín Villa y Miguel Roca emponzoñando hasta la saciedad el Régimen del 78 y la TRANSICIÓN.

5º.- Dentro del Poder Judicial jueces y fiscales, tales como Gómez Bermúdez, Martín Pallín, Alberto Bellóch, Eligio Hernández, Javier Moscoso  y hasta la vocal del CGPJ Pilar Sepúlveda, pone de relieve hasta que nivel esta contaminado el Poder Judicial.

6º.- La lista interminable de ex presidentes del Gobierno (Felipe González, Zapatero) y un sinfín de ministros del PSOE burlándose del Tribunal Supremo.

7.- Dentro del mundo del periodismo no podían faltar periodistas sectarios como Iñaki Gabilondo, Jauregui, Javier Aroca.

8.- La lista también interminable de ex presidentes de Comunidades Autónomas, como Joaquín Leguina, Demetrio Madrid, Jerónimo Saavedra, compinches correligionarios de Griñán.

9.- A nivel internacional, Josep Borrell, Javier Solana, Pedro Solves, Joaquín Almunia, Enrique Barón, entre otros.

Tendrán que explicar al Comisario Europeo de Justicia de la Unión Europea que las Sentencias Judiciales en España, se burlan con total impunidad.

El mayor escándalo de corrupción con fraude de 700 millones de euros lo ha representado Griñán.

El mayor escándalo de posible indulto lo representa un Gobierno indigno y sin principios.

El mayor escándalo judicial lo representará un Tribunal que permitirá que se le ningunee y no se cumplan sus sentencias.

Las potestades discrecionales del Gobierno, en los indultos, no pueden convertirse en arbitrarias e ilegales y además vulnerando el principio constitucional  de que todos los españoles somos iguales ante la ley,  pregúntesele a los miles de presos que cumplen condena por delitos de mucha menor entidad.