¡Ni un centímetro! Ni un centímetro, ni un mísero milímetro se han de bajar los brazos, y ni un ápice se ha de ceder en el intento regenerativo que ya se empezó en Castilla y León y, Dios mediante, se seguirá intentando por el resto de nuestras provincias. El injusto pírrico resultado que se ha conseguido a tan esforzado trabajo físico e intelectual que con tanta generosidad se ha derrochado durante la campaña en Andalucía, también el esfuerzo económico, no lo va a parar.

¿Ha merecido la pena? Esa es la pregunta improcedente que desgraciadamente se están haciendo muchos andaluces que ayer votaron a VOX en Andalucía contagiados del ardoroso ímpetu de quienes les hablaban desde las improvisadas tarimas a los acordes del Himno Nacional y banderas rojigualdas, con los catorce escaños ante los ojos. Malo pudiera ser que desolados; rotas sus ilusiones que parecían tan próximas, llegaran a la errónea conclusión de que haber ido a votar el domingo contra el bipartidismo cómplice, ha sido desperdiciar su tiempo de descanso. Así son los que piensan en los veloces "cien metros lisos", 43 zancadas hasta la meta, no los que  participamos en un maratón, 42.195 m, porque se ha tropezado en el primer paso. Seguro que se estará estudiando y buscando soluciones para futuras justas.

Lo peor de los resultados para mandos, militantes o simplemente simpatizantes de VOX, es haber alejado del Hemiciclo de las Cortes a doña Macarena Olona, magnifica parlamentaria de lengua fácil y muy afilada como la espada de don Juan Tenorio; una de las mas importantes voces que allí se han escuchado. Doña Macarena, la echaré de menos.

Eso, el no recibir la respuesta debida en sus rostros de las canalladas hechas y dichas por Pedro Sánchez, sus ministros y el podrido resto que conforma el rojerío, los separatistas y la parte blanca de la foto -en posición de descanso- del terrorismo etarra, que devalúan la importancia del magnifico edificio de la Carrera de San Jerónimo.

"Fracaso"; "ridículo" Esa es la reacción que produce aquello a lo que se teme, para disimular ante si mismos su miedo el cobarde. "VOX fracasa y Olona obtiene un resultado irrelevante para el futuro de Andalucía".

No resultará irrelevante la presencia de VOX para los andaluces porque el ganador, el señor Moreno, hará suyas algunas de las propuestas que la señora Olona ofreció en sus mítines. Eso es lo que harían las personas inteligentes. Es lo que hago yo.