El reciente fraude electoral en Nicaragua, con todos los líderes opositores en la cárcel, y cientos de muertos y desaparecidos entre la población civil, confirman que Ortega es un verdadero hijo de puta, peor que Somoza.

Un auténtico criminal genocida, igual que su esposa, la vicepresidenta.

De seguir así, y nada nos hace pensar que la situación cambiará, pues en Nicaragua no hay petróleo, ni nada de interés, solo les falta instaurar un régimen comunista hereditario, al estilo de las viejas monarquías, igual que en Corea del Norte, por ejemplo…

La comunidad internacional sigue sin hacer nada, pasando de todo, en una clara demostración de que las libertades cívicas, los supuestos derechos humanos, la democracia, etc., son solo cuentos, y que lo único que interesa es restringir las libertades en todo el mundo, bajo el yugo sionista y comunista, que para el caso, es lo mismo.

Lo triste del caso es que este modelo tiene imitadores, que harían lo posible y lo imposible por perpetuarse en el poder, como sucede con Pedro Sánchez, el futuro dictador de la Ex España.

Los continuos ataques al poder judicial, único que puede frenar sus ambiciones psicopáticas (el poder por el poder), etc., la “colonización” de la fiscalía, con una fiscal general ex ministra del PSOE, y ex diputada por el mismo partido, etc., nos demuestran que vamos camino de una dictadura, si no estamos ya sumidos en ella…

La gente pasa de todo, pues vivir, o más bien sobrevivir, cada día es más difícil, y el desgobierno actual no para de anunciar subvenciones, ayudas, nuevas prestaciones, etc., que chocan con el muro de la realidad económica: España está arruinada, y la deuda pública amenaza con acabar con la escasa independencia que todavía tenemos.

La Unión Europea nos dicta las políticas que el supuesto gobierno debe implantar, de forma que más que un gobierno, en puridad deberíamos hablar de una simple gerencia, que se ocupa, muy mal por cierto, del despacho de los asuntos ordinarios, de trámite, pues las decisiones se tomen en Bruselas, y no en España.

El excesivo endeudamiento del Estado hace que el capitalismo judío internacional se vaya apoderando de nuestro país, dictando políticas que sólo les benefician a ellos.

Nos encontramos ante la paradoja de que un gobierno socialcomunista, totalitario y bolivariano está trabajando en contra del interés del pueblo llano, al que dicen defender y representar, tomando decisiones que solo benefician al NOM, Nuevo Orden Mundial, y que atentan contra nuestra Patria, y la idea de España como unidad de destino en lo universal, parodiando a José Antonio Primo de Rivera.

Por cierto, la Universidad de Zaragoza, gobernada por el Colectivo de Profesores, marxistas de salón, y burgueses en la intimidad, está hermanada con la Universidad de León, en Nicaragua, y hasta creo que “asesoran” en la implantación allí de algunas carreras, como trabajo social.

¡Dios –o el Demonio-,  los cría, y ellos se juntan!