Mis "fans" (que alguno tendré) me preguntan  por qué no escribo sobre la guerra de Ucrania y en concreto de los asesinatos de civiles que está cometiendo el tirano Putin.
      Pues yo lo tengo muy claro.
Porque me cabrean los señores de la UE y muy en especial el señorito presidente de los Estados Unidos, mister Biden el Mediocre. 
    Cada vez que hablan, me cabreo... y digo lo que el Presidente Volodímir Zelenski les dijo a los americanos en su propia Casa,  el Congreso,  y a los de Europa un día sí y otro también.
   "Menos palabras y más armas  y más soldados.
    Sólo con palabras no se  impide que las casas, y los barrios y las ciudades se hundan bajo los misiles y las bombas... Ni que las madres mueran con sus hijos en brazos. ¡Palabras!"
     Eso es el Occidente. Eso son las Democracias Occidentales..
¡Yo estoy contigo! ¡Nosotros estamos contigo!... Pero desde casa, desde París, desde Londres, desde Berlín, desde Bruselas, desde Roma, desde Washington.
--- ¡ O lá, lá, lá,! Ese Putin es un criminal de guerra, hay que formarle un  Núremberg que lo condene por el Holocausto que está cometiendo en Ucrania!
-- Gracias, señor Presidente, pero mientras usted no mande soldados y armas aquí seguiremos muriendo como conejos.
-- Vaya, sí, muchacho, pero es que si le concedemos lo que pide sería la III Guerra
 Mundial... y eso es muy serio.
-- Señor presidente, le recuerdo lo del Presidente Churchill. Si no actúa ahora, dentro de dos años, no más, los tendrá, otra vez, en Berlín. 
-- ¡NO! Eso ni hablar, antes le paramos los pies...
-- Sí, Presidente, como a Hitler, cuando ya  se haya merendado Europa y esté en África.
-- No, amigo mío, eso no sucederá.
-- ¿ Y Ucrania?
-- Pues... haremos todo lo que podamos hacer.
-- Sí, hablar y desde lejos... que los muertos sean nuestros muertos, los nuestros... pues sabe lo que le digo, señor Presidente, y señores de la Europa hundida ¡¡¡QUE SE VAYAN A LA MIERDA !!!
 
   Bueno, pues se acabó, sí, es mejor no hablar de la guerra de Ucrania. No puedo con los de las palabras con el whisky en la mano y sentados ante la chimenea. No puedo con los que hablan de acabar con el Putin y no se atreven a hacerle frente... Y menos, mientras los caballos de la Apocalísis están en marcha y galopando a sus anchas. ¿ Y quieren ustedes que escriba? ¡ Este mundo que nos han traído las Democracias Occidentales me da asco!