Una cosa está clara en este País en el que nada hay claro. Que doña Isabel Díaz Ayuso sabe lo que quiere y sabe dónde va. Es cierto que no se lo ponen fácil y que a veces tiene que oscurecer diplomáticamente sus deseos y sus objetivos. Pero eso también es política… y doña Isabel por encima de todo está demostrando que es política. Como está demostrándose que para ella no habrá obstáculos insalvables. No sé por qué me recuerda a aquel joven general Bonaparte que decía que para él la palabra “Imposible” no existía. Esta mujer es imparable y lo gracioso, y lo valioso, y lo que no tiene precio es que encima cae bien entre todos, mujeres, jóvenes, mayores, viejos, trabajadores, rojos, azules o negros o verdes.

Dentro de unos días saldrá elegida, sin duda, Presidenta del PP de Madrid, lo que le dará el respaldo Institucional dentro del PP Nacional que hasta ahora no había tenido… y eso puede ser definitivo para los próximos años políticos. Porque si algo está también demostrado es que el Presidente Sánchez Castejón (el bisnieto del general Castejón), es que si a alguien le tiene pánico es a la madrileña, como lo debe tener y hasta en las entrañas el Coletas Iglesias.

Sánchez sabe ya muy bien que puede engañar a todos 100 veces seguidas, a los suyos y a los de enfrente, a todos menos a una, bueno, a tres, porque igual le pasaba con Cayetana Álvarez de Toledo y hoy con Macarena Olona, porque sabe que con doña Isabel no puede (esa es una de las cosas que el señor Feijóo tendría que haber aprendido ya de la señora Ayuso para no tener que arrepentirse 24 horas después).

Pero, hoy voy a resaltar las palabras que ha ido repartiendo esta última semana por su territorio, o sea, por la Comunidad de Madrid. Por si no estaba claro ya ha dejado dicho cómo quiere que sea “SU” Partido, el PP de Madrid, guía y timonel del PP Nacional:

En Majadahonda dijo hace unos días:

 “Os quiero en los medios, en las redes, en las calles, con la gente, no quiero un club de amigos, quiero un Partido callejero y pandillero”.

(Ahí lo tienen, se acabaron los “enchufados” de sueldo y despacho en las Sedes, se acabaron los liberados de sueldo. Ella quiere un Partido callejero y pandillero. Es decir, que no está dispuesta a que las Izquierdas se apoderen de las calles, porque según ella, la calle tiene que ser de todos, la calle es libertad y democracia… y es en la calle y en democracia como hay que ganar la batalla de las ideas. Se acabaron las extremas Derechas y el feminismo ideológico, se acabaron los blanqueos de Partidos herederos del terrorismo, se acabaron los chantajes de los catalanes y se acabaron las traiciones y las ventas y las chapuzas del caballero Sánchez)

En  la fiesta del aniversario de la Comunidad del 2 de mayo dijo:

 “No vamos a perder el tiempo en batallas estériles vamos a defender en Madrid a esa España necesaria que se niega a la confrontación en la educación, en la familia, entre sexos, el campo o las ciudades o nuestra intimidad”

(La España necesaria. La España que hoy se ve al borde de la ruina y que ella quiere salvar bajando al máximo los impuestos y concediendo las máximas garantías para crear empresas y crear trabajo, la España de los bares y los restaurantes y los hoteles que son la fuente primaria del turismo. Esa España que ya está cansada de rojos y azules y que necesita aire fresco)

Y de sus declaraciones al “Diario ABC” pude sacar estas frases:

 “No quiero lastres a mi alrededor, quiero gente ganadora, no quiero pelotas, ni anexiones inquebrantables, ni a los que han dudado de mi honradez”

“Quiero jóvenes del PP no viejos de Nuevas Generaciones”

(No quiero pelotas a mi alrededor… ¡¡¡Dios, desde cuando no oíamos unas palabras parecidas salidas de la Moncloa o de cualquier Ministerio!!!... ¡¡¡ O de Génova 13!!!, ni quiero “anexiones inquebrantables” ¡¡¡Jo macho, cómo recuerda eso las anexiones inquebrantables al Caudillo Franco!!!. “Quiero jóvenes del PP, no quiero jóvenes de Nuevas Generaciones”. Quiero un Partido joven, que viva en la calle, que viva de verdad los problemas de las familias, de los hospitales, de los mercados, de los colegios, de la seguridad, de los alquileres)

Señores, me da la impresión que aquí vamos a tener Ayuso para algún rato extra… y que pena que el PP no tenga una Ayuso en Sevilla, otra en Valencia, otra en Cataluña, otra en el País Vasco, otra en Asturias, otra en Santander y otra hasta en Murcia y Aragón.

¡Ayuso barrería en la España necesaria!