Como me paso el día y la noche escribiendo (todavía el bozal tiene agujeritos) me estoy encontrando cosas muy curiosas e interesantes, y la primera de anoche fueron los Gobiernos de Concentración que hubo en España durante el siglo pasado. Ya saben que un Gobierno de Concentración es el que se forma cuando hay consenso entre los Partidos (todos o los más fuertes) para entrar a gobernar "todos juntos" y ante una situación económica de desastre y una política imposible e inviable. Para que me entiendan mejor: un Gobierno de Concentración de hoy sería el que formasen unidos el PSOE, el PP, VOX, Podemos y los catalanes y los vascos.

Pues eso fue lo que sucedió en 1917, 1918, 1919 y 1921. (aunque no exactamente igual, ya que las Izquierdas no quisieron entrar en el juego).

Y digo "juego" porque aquellos gobiernos unidos no se formaron tras un apretón de manos de los líderes liberales, conservadores, monárquicos y regionalistas (catalanes) sino por lo que sucedió un día en el Palacio Real de Madrid.

Tan mala, tan mala, era la situación económica, social y política, sobre todo tras el asesinato de Canalejas, el Presidente del Gobierno en 1912 (hoy, cuando escribo, hace exactamente 108 años) y el intento revolucionario marxista de 1917, que el Rey viendo que España se hundía y que la "casta política" estaba podrida y enfrentada a muerte por los sillones, cogió el toro por los cuernos y convocó una reunión urgente con los principales líderes de los Partidos (Antonio Maura, García Prieto, Eduardo Dato, el Conde Romanones, Santiago Alba y el catalán Cambó) y con cara de pocos amigos casi les gritó: "Señores, esto es un desastre, España se nos hunde y ustedes no se ponen de acuerdo ni para ir a los toros... pues bien, yo sólo os digo una cosa: o se forma un Ministerio con todos ustedes, presidido por el más viejo, que en este caso es el Señor Maura, aquí mismo y ahora o yo abdico la Corona y esta misma noche tomo el camino de la frontera"...

Joder, y aquellos "Jefes" se quedaron pálidos y sin dudar un segundo, sin hablar de Ministerios ni de gaitas y hasta olvidando las rencillas particulares y las vanidades, se postraron ante Su Majestad y todos a una dijeron: ¡¡ Sí, buana !!... y de Palacio salieron: Don Antonio Maura como Presidente, Don Manuel García Prieto como Ministro de la Gobernación, Don Eduardo Dato como Ministro de Estado, Conde de Romanones como Ministro de Justicia, Don Santiago Alba y otros menos Jefes (no quiso entrar en el juego el monárquico Juan de la Cierva, que en ese momento era Ministro de la Guerra, porque, como le había dicho al Rey cara a cara, la situación de desastre que vivía España ya sólo se podía arreglar con una Dictadura y que todo lo demás era perder el tiempo. Desgraciadamente para España y la Monarquía los hechos le dieron la razón y aquel Gobierno de Concentración duró 9 meses, y los dos siguientes, menos... y llegó la Dictadura).

Bien, pues esas palabras del Rey y esa posición firme (O esto o me voy) han sido mi tema de meditación esta madrugada, porque, tras esas palabras y ese "ultimátun" a los líderes políticos, lo pudo hacer (lo diría más tarde el propio La Cierva) porque Su Majestad sabía que los generales con mando en plaza estaban con él y le respaldarían cualquiera que fuese su decisión. 

Y  entonces, aunque sólo como un divertimento o un antídoto, me he hecho la pregunta del millón:

¿Qué haría el Ejército de hoy si el Rey Don Felipe le pide a los generales que le apoyen para formar un Gobierno de Concentración?  ¿Con quién estarían los generales hoy, en el supuesto de que un Gobierno socialista-comunista se atreviera a cargarse al Rey y a la Monarquía?...

Y curioso como soy, y he sido siempre, esta mañana en cuanto me he levantado les he hecho la pregunta del millón a 7 de mis amigos, los únicos con los que hablo de jaula a jaula:

--- Oye, macho, te hago la pregunta que esta noche no me ha dejado dormir, pero no quiero filosofías, contesta por la vía rápida:

 

 

¿CON QUIÉN CREES TÚ QUE ESTÁ EL EJÉRCITO HOY?

¿CON EL GOBIERNO O CON EL REY?

 

 

--- ¡¡ Con la Constitución, ni lo dudes!!... ¿o lo dudas?

---  Está bien, sigue durmiendo... al menos hasta que te despierten... y así he ido preguntando a mis contertulios (ojo, pero sin tertulia ni tertulianos subvencionados). Aunque cuatro de ellos me han sorprendido con una respuesta que yo no esperaba, ni siquiera la había planteado en mi pregunta. ¡¡¡ NI CON EL GOBIERNO NI CON EL REY, CON ESPAÑA!!!

¿Y la Constitución? ¿Está España por encima del Rey, de la Constitución y del Gobierno?

---  Pues sí   --me ha contestado mi amigo Jaime-  y ya lo dijo Unamuno en las Cortes Constituyentes de la República: Cuidado con España, porque Constitución si no funciona podemos hacer otra, pero si España desaparece para qué querríamos la Constitución, ésta u otra...

Y mi amigo Juan, después de leerme los artículos 8.1 y el 97 de la Constitución me dice:

 --- Mira, señor Merino, la cosa está clara: El Rey es el Jefe de las Fuerzas Armadas, pero el Rey no puede tomar ninguna decisión sin el visto bueno del Gobierno, lo que quiere decir que el Ejército no puede hacer nada por su cuenta... lo que ocurre, sin embargo, y quizás por eso dijo lo que dijo Unamuno, es que ni en aquella Constitución ni en la nuestra, la que está en vigor,  se decía, y se dice, y se legisla  algo sobre lo desconocido, y ahí es, o podría ser, donde el Ejército pudiera tomar decisiones no constitucionales. Y te pongo un ejemplo: el 23-F. Suponte que además de tener secuestrados al Gobierno y al Parlamento, hubiese estado también incomunicado el Rey ¿habría sido constitucional que actuase el Estado Mayor del Ejército para resolver la imprevista situación sin el visto bueno del Gobierno?.

Pues ¿sabes lo que te digo?... que mañana más. ADEU ESPAÑA.