Ante la tiranía del gobierno, desobediencia y ataque frontal. Por Luys Coleto

Formidable pretexto todo. El cacareado combate contra el coronavirus, tosca y torpe excusa del Estado y el gobierno de la socialpodemia. Colosal trampantojo y siniestro proyecto de ingeniería social. Vuelta de tuerca a lo ya vivido antes de marzo. Acelerar nuestra hecatombe como seres humanos. Y destruirnos como nación...

Destruir nuestra libertad y nuestro pan

... Triturarán la economía. Fragmentarán infinitamente lo que quede de comunidad política y moral. Achicharrarán definitivamente cualquier asomo o atisbo o barrunto de libertad, asunto que cada día devenía más menguante. Establecerán una dictadura política total, ya sin disfraces liberales, con una judicatura-felpudo al servicio de sus amos políticos. Arruinarán pavorosamente a las tres cuartas partes de la población española. Expoliarán, más todavía si cabe, mediante su fisco cleptómano y carroñero. Se sacarán de la manga, mientras, el Estado limosnero.

Que los pobres coman pan y los ricos mierda, dice la canción

Y, por supuesto, aglutinarán la propiedad en muy pocos individuos, enormemente ricos, y en las más musculadas empresas, del IBEX-35 por ejemplo, instituyendo un desalmado régimen de ultracapitalismo hiperestatalizado. Irán perfeccionando un Estado policial militarizado y su consiguiente y brutal represión. Seguirán perpetrando impunemente sus suculentas eutanasias de Estado, ya con cobertura legal. Ancianos y enfermos crónicos, preferentemente, al hoyo. Gerontocidio de manual.

Sin libertad, sin pan, idiotas, drogados, asesinados

Y nos querrán imponer el orwelliano y liberticida tecnomundo, la idiotización y sumisión totales en la escuela, la supresión de las libertades más elementales. Conciencia incluida. Y, cual nomenklatura de estirpe soviética,  querrán enriquecerse desaforadamente, vía oro o vía narco. Siempre la castuza partitocrática, de todo el espectro político. Político y más allá. Y la pedofilia VIP que no falte, of course, la argamasa de las élites. Y, de paso, pulverizarán, aún más, la salud de nuestros compatriotas, ya altamente medicalizados, con la vacunación obligatoria de linaje genocida y transhumanizador.

Duro y a la cabeza

Bosquejo y pronóstico. Vislumbro entre cinco y diez años. Solo queda un camino. Feroz desobediencia. Y ataque frontal a quien te ataca. De frente y con el machete en la boca, si llega el caso. Como un gurkha. En fin.