Tras la remodelación del Gobierno “esto”, es decir, el Gobierno del Eteocles de la Moncloa, con el que se sientan 16 mujeres y 7 hombres, es ya una PORNOCRACIA, o así me lo calificó mi padrino don Alberto, que ya ha cumplido 104 tacos y tiene la mente como una flor en primavera, cuando he ido a visitarle este fin de semana a su casita de la sierra. Mejor dicho, cuando le mostré las fotos del nuevo Gobierno y le hice la advertencia que el propio Presidente ha destacado como novedad, que por primera vez en el Gobierno había más mujeres que hombres, se levantó y pasito a pasito, sosteniéndose en mi brazo, me llevó hasta su gran biblioteca, sacó un ejemplar encuadernado en piel, lo abrió y me dijo:

  • ---Ten lee esa página y sabrás lo que es la PORNOCRACIA.

Y yo tomé el libro en mis manos y leí esto:

La históricamente denominada pornocracia es un término de origen italiano (aunque en realidad proviene del griego Πορνοκρατία, transliterado como Pornokratía), el cual se refiere a una forma de gobierno que se caracteriza por la fuerte influencia de las cortesanas en los asuntos públicos. Literalmente significa "gobierno de las cortesanas o de prostitutas".

Por extensión, el término se utiliza para designar a un gobierno corrupto y dado a favoritismo.

El término fue acuñado en el siglo XVI por el cardenal Caesar Baronius, y se refiere a una etapa de la historia de la Iglesia católica caracterizada por la influencia que sobre el papado ejercieron dos mujeres en el siglo X: Teodora, esposa del senador romano Teofilacto I, y la hija de ambos, Marozia.

El rasgo característico de la pornocracia no consiste en el intercambio de privilegios a cambio de favores sexuales, ya que este cambio es típico de cualquier relación entre un poderoso y su concubina. Tampoco es el papel político que la concubina puede ejercer a través de su influencia en los poderosos, porque éste también ha sido común a las esposas o amantes de los potentados a lo largo de la historia. La pornocracia es la capacidad de la concubina para crear un poder personal a través de su relación sexual con un gobernante, poder que sustituye a la misma autoridad de gobierno e, incluso, sobrevive al propio soberano.

La pornocracia es independiente del género y la orientación sexual de los protagonistas: también se puede desarrollar en el caso de las relaciones de poder entre mujeres y cortesanos o favoritos, y en el caso de las relaciones entre personas del mismo sexo.

Dicho periodo, conocido como Saeculum obscurum y como “gobierno romano de las cortesanas”, o como “reinado de las prostitutas”.

El término “PORNOCRACIA” fue acuñado en el siglo XVI por el Cardenal César Baronius y se refiere a una etapa de la Iglesia católica caracterizada por la presencia y la influencia de varias mujeres.