Ahora que tanto se habla de los chanchullos del emérito a algunos solo nos sale una media sonrisa. Primero porque ya lo decíamos y segundo porque sabemos que los que ahora le atacan, también lo sabían hace años y callaron. Y el callar es como el mentir o traicionar.

Hablando de traiciones, también llevamos años diciendo que el emérito es un perjuro y ha traicionado varios juramentos, que son traiciones a la Patria. Han sido muchos, pero dos los más importantes.

El primero el 22 de Julio de 1969 y ante las Cortes españolas el entonces príncipe juró fidelidad a los Principios del Movimiento. Estos principios representaban los ideales que habían impregnado el franquismo desde 1936 hasta la constitución del régimen del 78. Se trataba de un manual que debía regir las vidas de los españoles, consagrándolas en torno a la Patria, la religión católica y la familia.

Aquí la hemeroteca. Maldita hemeroteca...

Solo 6 años más tarde y ya muerto Franco el Principe ya Rey volvió a perjurar para poder ser Rey de España y delante de los Evangelios le dijo al Presidente de las Cortes Alejandro Rodriguez de Valcarcel:

Pues lo dicho, si así lo hicierais que Dios os lo premie y si no que os lo demande.

Por Ley de vida ya le queda poco para que se lo demande.