La reciente cumbre de la OTAN en España, me animan a poner negro sobre blanco mis reflexiones y opiniones al respecto, siempre a contracorriente.

En primer lugar, lamento ser tan agorero, pero es lo que hay.

Dicen que no hay personas pesimistas, sino personas bien informadas.

Y me atrevería a decir, que también formadas…

En primer lugar, me ha dado pena el papel servil del consorte de la Reina, recibiendo al presidente de USA como si de un emperador se tratara, en visita a un reino vasallo.

Solo le faltó hacerle la genuflexión, para que quede claro quién manda y quien obedece.

Una cosa es la buena educación, y otra la sumisión.

O el  papel de la OTAN, como brazo armado de Estados Unidos, un país que ya ha perdido la hegemonía mundial, en beneficio de Chica, y, por lo visto, todos lo sabemos, menos ellos.

El afán de asumir protagonista de Leticia, con c, la esposa de Felipe VI, que más parecía la Reina de España, que él.

Claro que Begoña Gómez no le iba a la zaga, y esta “catedrática” que se parece al maestro Ciruelo, que no sabía leer ni escribir, pero que puso escuela, para “enseñar” lo que no sabía.

Tanto Pedro –Antonio, para los amigos-, como Begoña, se han comportado más como futuros presidentes, vitalicios, de la tercera república española, que otra cosa, en abierta contradicción y oposición al Rey, que, al paso que vamos, acabará su reinado en el exilio.

Un gobierno democrático, serio, dedica una especial atención y consideración al jefe de la oposición, lo que asegura la continuidad de las políticas de Estado.

Los gobiernos pasan, pero el Estado permanece…

O, al menos eso es lo “normal”, aunque en el caso español, no está nada claro que el Estado, en franca descomposición y putrefacción política, dure mucho tiempo más.

Pero como Pedro piensa que a él le  sucederá Antonio, o Begoña, no deja lugar alguno para la oposición, no vaya a ser que los principales países de Europa, Usa, etc., prefieran al líder del PP que al creador del régimen sanchista.

Pues el PSOE, ya es historia.

Esta troupe, que tanto habla del cambio climático, de la austeridad que anuncia Alemania, la locomotora económica de Europa, etc., ha derrochado de lo lindo, con caravanas de vehículos, aviones a tutiplén, grandes comilonas, mientras el pueblo pasa hambre, etc.

¡Muy ejemplar, si señor!