Desde hace ya bastantes años suele ser habitual que en torno al 20N, fecha aniversario del fallecimiento del Generalísimo Franco, se desate una campaña mediática contra todo lo que suponga el recuerdo de quien rigiera los destinos de España desde 1936 hasta 1975, acciones dirigidas en apoyo de la verdad única que la mafia socialcomunista nos quiere imponer: su versión sectaria de la historia.

En esta ocasión si cabe con más virulencia toda vez que el proyecto totalitario de la denominada Ley de Memoria Democrática ( LMD ) se encuentra en trámite parlamentario y cobra actualidad.

 La FNFF lleva más de diez años, desde que se promulgó la vigente Ley de Memoria Histórica ( LMH ), anunciando los efectos que esta norma ejerce sobre la convivencia y cual es su objetivo final : el desmantelamiento del sistema político que se deriva de la Constitución de 1978 y su enganche con la ilegitimidad de la Segunda República en 1936. Sólo aquellos que no leyeron con detenimiento la arriba citada Ley pueden alegar desconocimiento de que este era su objetivo. Hoy con el proyecto de LMD se da un paso más y el camino se allana para sus ideólogos. Hoy surgen ya plumas y voces acreditadas que despiertan y sin saberlo siquiera asumen todos los postulados de la FNFF  en contra de la LMH y el proyecto de LMD. Ya veremos cual es el recorrido que aún resta para la entrada en vigor de este proyecto de Ley pero mucho me temo que todo este esfuerzo puede ser inútil dada la mayoría parlamentaria que socialistas y comunistas tienen en la actualidad. Una mayoría que fue posible constituir tras la dejadez de  la derecha representada por el Partido Popular en la defensa de principios e  ideales que se le suponía. ¡ Si el señor Rajoy con mayoría absoluta hubiera derogado la LMH como anunció en su campaña electoral no estaríamos donde estamos ! Esta es la verdad y hay que decirlo pero de nada vale lamentarse ya sino hacer frente a la realidad.

Más volvamos al presente de este pasado 20N. Una vez más la FNFF que no tiene otros objetivos que no sean la difusión, acorde a sus fines estatutarios, de recordar la figura de Francisco Franco ha llevado a cabo diversos actos conmemorativos : la cena anual en la que sus afiliados premian a aquellas personas que se han distinguido a lo largo del año en la defensa que la FNFF defiende, un recuerdo presencial en la tumba actual del Caudillo en el cementerio de Mingorrubio y la celebración de numerosas misas a lo largo de toda España por su alma.

Tal y como decía al principio de estas líneas no han sido pocas las dificultades en la organización y desarrollo de los actos mencionados. Ya en la cercanía del 20 N medios escritos y digitales, televisiones , radios y todo el conglomerado mediático al servicio del poder socialcomunista se pusieron en marcha para vituperar todo lo relacionado con los actos citados.

Pasada ya esta fecha podemos decir, para lamento de los defensores de la única verdad que nos quieren imponer, que todos los actos organizados por la FNFF se han desarrollado en su totalidad. Seguramente no con la afluencia masiva que hubiera sido lo normal si en España no se hubiera implantado la dictadura ideólogica imperante y el miedo y relativismo moral no se hubieran impuesto en una sociedad dormida y adocenada pero sí con la firme voluntad de todos los asistentes de mantener la llama de una España que se resiste a morir en manos de ideologías totalitarias de sesgo marxista y separatista.

Sí, celebramos la cena anual pese al boicot vergonzoso e inmoral del restaurante Commodore de Madrid, acudimos a Mingorrubio a la cripta donde reposan los restos del Caudillo previa entrega de la relación de asistentes ( para qué querrán nuestros nombres, me pregunto yo) y por supuesto acudimos a rezar en las diferentes iglesias que se han prestado valientemente a celebrar una misa por un difunto cristiano ejemplar y al que la Iglesia católica le debe su existencia aunque sus jerarcas le hayan olvidado y traicionado al más puro estilo de los fariseos. Incluso en Barcelona si bien recordando a los viejos cristianos en las catacumbas. 

Misión cumplida.

Eso sí: somos conscientes de que tal y como discurren las cosas en España  es muy probable que el año venidero las dificultades se acrecentarán. La posible entrada en vigor del proyecto de LMD convertirá España en una nación en la que ejercer el derecho constitucional de la libertad de pensamiento y de expresión será una quimera cuando no delito. La única verdad marxista se habrá impuesto. Y doy por sentado que paso a paso y por vías dudosamente legales la Constitución será papel mojado y la ansiada III República será ya casi una realidad. ¡ Cuanto ciego e incauto hay en esta sociedad ! Todo al más puro estilo “gramsciano” .

Me decía un destacado político el otro día que en la FNFF nos habíamos anquilosado en el pasado. A ver: si defender la unidad de España, las políticas sociales del franquismo, las tradiciones cristianas y todo ello en aras del bien común de los españoles por encima de partidismos interesados de los políticos actuales  pues mi respuesta es sí.

Pese a todo algunos somos inasequibles al desaliento y desde la FNFF seguiremos luchando en defensa de nuestros derechos. Y seguiremos defendiendo el nombre de Franco en contra de sus enemigos, pese a la estrategia de rendición de algunos, del relativismo barato de otros y de la ignorancia de todos ellos.