Sí, es cierto que en momentos de crisis es importante la unión y no la controversia, más no es menos cierto que cuando la situación , cada vez más grave, sigue siendo manejada por los mismos que con su incompetencia la ocasionaron va siendo hora de que tomen los mandos de la gestión quienes realmente sepan algo de como vencer en esta guerra.

Lo siento, no es reiterativo , es perentorio recordar una y otra vez que lo que está pasando en Madrid es consecuencia de no haber prohibido la manifestación del pasado día 8 que propició un contagio masivo, de haber cerrado los colegios antes de decretar el Estado de Alarma lo que produjo un éxodo masivo de madrileños, de no haber estado alertas y tomando nota de lo que estaba pasando en Italia y aún peor de no haber hecho acopio de material a la vista de lo que pasaba en el mundo. En definitiva ha existido un grado de incompetencia de tal calibre que dejar en manos de los mismos la solución al problema es muy peligroso. Añádase a esto el desmadre y descontrol que propicia un Estado Autonómico y la deslealtad de los dirigentes vascos y catalanes y nos encontramos ante la tormenta perfecta.

Y lo que es aún más grave es ver como al hilo de la crisis se desactiva a la oposición cerrando prácticamente el parlamento y convirtiendo lo que es un Estado de Alarma en prácticamente una dictadura.

Y mientras tanto siguen muriendo personas sin que se vislumbre solución. Ya oímos que es posible que se alargue el confinamiento un mes, o mes y medio más, algo que va a ocasionar una crisis económica sin precedentes que sin duda acabará afectando a la paz social.

Seguramente alguien pensará que en estos momentos no es ocasión de hablar de los males pasados sino mirar al futuro y no les quito razón más permítanme que les ponga un ejemplo de lo que pretendo decir : si un barco o un avión se encuentran en medio de un temporal lo que uno desea es encontrar a los mandos a alguien competente que sepa lo que se trae entre manos y si no fuera así el caso urge su relevo inmediato so pena de irse a pique o al suelo. Esta es me temo la situación en la que nos encontramos. Encontrarse al mando de la gestión de la Sanidad a un filósofo acompañado por un señor llamado Simón, que cada vez dice una cosa distinta, es simplemente surrealista. Y esto en relación a los que dirigen la batalla sanitaria pero si nos atenemos a la situación previsible en la economía es de urgencia manifiesta la llamada a las mejores cabezas que en ese campo tienen nuestra nación y que desde luego no están en el Gobierno. A ver , les pondré un ejemplo: ¿cómo es posible que en tres días y con medios privados Amancio Ortega con su capital consiga miles de mascarillas y el Gobierno no haya sido capaz? La incompetencia del Sr. Sánchez es manifiesta en grado superlativo e intolerable su presencia en el Gobierno un minuto más.

Lo lamentable de todo esto es que miro el problema desde la perspectiva de buscar una solución mientras que me temo que si no en el PSOE - en muchos de sus votantes seguro que no - desde luego en sus socios comunistas y separatistas por supuesto que sí se están adaptando al viejo adagio comunista de que la revolución se mueve en el caos como pez en el agua y se están aprovechando al máximo de las desgracias del pueblo algo no de extrañar en movimientos marxistas desde tiempo inmemorial.

Hasta aquí una breve síntesis de la situación descrita :

Incompetencia manifiesta del Gobierno social comunista para prever la crisis, continuidad de los mismos incompetentes en la gestión de la misma y réditos políticos de los movimientos marxistas ante la facilidad que les proporciona el confinamiento de la población incapaz de reaccionar por el “shock” en que se encuentra.