Lo dice el refrán y el pueblo lo refrenda: "No hay fecha que no se cumpla, ni plazo que no venza, ni deuda que no se pague"... y eso es lo que está haciendo estos días el facineroso Presidente Sánchez: pagar las deudas que contrajo con los independentistas catalanes de ERC, PDxCAT y la CUC el 1 de junio del 2018,cuando les compró con una letra los 30 votos que necesitaba para ganar la Moción de Censura y poder okupar la Moncloa. Ahora toca devolver, pagar, y va a pagar con los Indultos a los condenados por sedición (ya pagó una parte por la Rebelión)...y seguramente también con la modificación del Código Penal para que la convocatoria de Referéndum no sea delito (includo el de Autodeterminación).´

         

O sea, lo del Rey Eteocles de Tebas:"Madre, a cualquier precio el Poder jamás es caro" (1).  Lo escribí antes de que fuera Presidente, lo repetí al día siguiente de okupar la Moncloa y lo escribo hoy. Señores, este caballero es capaz de vender a su madre (y no digamos el Valle de los Caídos, Cataluña, Ceuta y Melilla o España) si se le deja, claro... y además siempre encontrará un subterfugio para justificar sus "ventas", porque para eso (y eso no se le puede negar) le sobran pillerías, mentiras o trampas con la sonrisa en los labios

           

¡Ay, pero, como dice otro de nuestros refranes más popular, "a todos los cerdos le llega su San Martín", me da la impresión que esta vez no le va a salvar ni su gurú particular (con sueldo del Estado, por supuesto), el ínclito Don Iván Redondo, porque enfrente se ha encontrado con otro más facineroso, más tahúr, más golfo, más traidor y más ambicioso: el caballero de los bolsillos de oro, Señor de Waterloo  (¡y yo que me pasé 20 noches estudiando los planos de los campos de Waterloo al lado de mi biografiado Napoleone!)... y ese ya le tiene preparada la jugada maestra. Porque no sabe el listo bisnieto del general Castejón que en cuanto se hagan público los Indultos y lo del Referéndum de Autodeterminación el recién elegido President de la Generaltat (otra marioneta con sueldo fijo) saldrá una tarde al balcón del Palacio de San Jaume y con la voz de Companys leerá un twuit enviado desde Bruselas que dice:

             

"En esta hora solemne, en nombre del pueblo y del Parlamento, el Gobierno que presido asume todas las facultades del Poder en Cataluña y proclamo el Estat Catalá de la República de Catalunya... ¡Visça Catalunya lliure!"

       

  ¿Y entonces, qué?... Que alguien me diga lo que ante esa situación puede hacer el señor Sánchez y su Gobierno y los socios que le mantienen... o el Tribunal Constitucional... o incluso S.M. el REY, don Felipe VI.

               

  Y les aseguro que esto ya viene de camino.

                                                           

   Julio MERINO

(1)

“A cualquier precio el Poder jamás es caro”

Gracias a la Memoria Histórica hace unos días abrí el baúl de mis recuerdos y me encontré con las Vidas paralelas de Plutarco, que lleva en su primera página la fecha de cuando la compré y leí: 12 de abril de 1956. Como debe saber cualquier lector medio las Vidas paralelas son una serie de biografías comparadas, donde Plutarco le busca a cada personaje el «otro» que aunque llevando vidas distintas son paralelas, como las vías del tren. Por ejemplo: «Alejandro-Julio César», «Demóstenes-Cicerón», «Dión-Bruto», «PericlesFabio Máximo», «Licurgo- Numa Pompilio».

Y esa lectura me dio por buscar, como un juego, su par a Pedro Sánchez, el actual presidente del Gobierno de España. Busqué mentalmente por toda la historia y la literatura y la verdad es que no encontraba con quien igualarle... hasta que di con el rey Eteocles. ¿Qué quién fue el rey Eteocles? Afortunadamente mi admirado y maestro Séneca me dio la respuesta, porque en su tragedia Las Fenicias, lo describe a la perfección. Eteocles era uno de los hijos de Edipo y Yocasta. Otro era Polinice. Pues bien, los dos, al desaparecer y abandonarlo todo por haber matado a su padre y haberse casado con su madre, Edipo se vuelve loco y huye de su reino, se enfrentan por la Corona y el reino de Tebas, la ciudad más grande de aquella Grecia clásica antes de Atenas y Esparta. Es una guerra civil sangrienta, y feroz, donde no se hacen prisioneros y se impone la tortura y la espada.

En el momento crucial de la última batalla Yocasta, la reina y madre de ambos, intenta frenar aquella salvajada que, además, estaba hundiendo Tebas y /sembrando la miseria y el odio entre sus habitantes. Como madre les implora que abandonen las armas y se sienten a negociar una paz honrosa. Cosa imposible porque mientras Polinice era partidario de la democracia, la libertad y el diálogo, Eteocles defendía la fuerza, el orden y la seguridad. El primero quería reinar con el amor de su pueblo, el segundo por el temor. Uno decía que un rey sin el amor de su pueblo no puede durar mucho, el otro que si el pueblo no teme a su rey dura menos.

En esta encrucijada interviene la reina Yocasta y más o menos les dice: «Hijos míos, a los dos os he llevado en mi vientre y a los dos os amo por igual. Para mí tan trágico será que muera el uno o que muera el otro, ya sé que para vosotros es distinto porque muera el que muera el otro quedará victorioso y lo celebrará con los suyos y sólo habrá lágrimas en el derrotado y en los suyos. ¡No aflijáis mi corazón con esa pena y dejad las armas y abrazaos como hermanos!». Entonces interviene Polinice: «Sí, madre, pero rey sólo puede haber uno». Y Eteocles: «¡Ese seré yo!». Yocasta: «¡Pobre de ti Eteocles! Porque cuando vencido hubieres a este a quien vencer deseas, habrás de llorar su vencimiento. Abandona tu ambición y libra a tu patria del miedo y de llanto a tu madre». Eteocles: «Yo Reinaré y a mi hermano lo mandaré al destierro, ese será mi perdón, así madre mía no tendrás que llorar». Polinice: «Reina, pues, entre el odio de tus vasallos». Eteocles: «No quiere reinar de veras quien teme ser aborrecido. Muchas decisiones prohíben al soberano el amor de sus súbditos. Quien quiere ser amado, reina con mano lánguida». Polinice: «Poder aborrecido nunca se retiene mucho tiempo». Eteocles: «Mejor definirán los reyes los verdaderos principios del poder; tú vete al destierro y olvídate del reino. Yo, por reinar, estoy dispuesto a todo». Yocasta: «¿A todo?... ¿Y echar al fuego a tu patria, a tus penates, a tu esposa, a tu dignidad y a tu honor?». Eteocles: «Madre, ¡A cualquier precio el poder jamás es caro!».

Bien, pues ya tenemos al «otro» de Pedro Sánchez, el rey Eteocles. Porque parece como si el actual presidente del Gobierno se hubiese disfrazado de Eteocles, ya que para él, está demostrando, a cualquier precio el poder jamás es caro. Le importa un bledo el pueblo, le importa un bledo España, le importa un bledo Cataluña, le importa un bledo la Constitución, le importa un bledo el Parlamento y el Senado, le importa un bledo el Rey y la Corona... A la vista está, si por llegar a la Moncloa tuvo que entregarse a los enemigos de España, ¿qué no va a estar dispuesto a realizar para mantenerse en la Moncloa? ¡Que Dios nos coja confesados!