Cuando leí por primera vez, en la Escuela Oficial de Periodismo de Madrid (1961-64), el " J.Acuse ...!" ("YO ACUSO"), de Emilio Zola, con el periódico francés "L´Aurore" en la mano, ya quedé impresionado, entonces porque me di cuenta lo que era libertad de prensa, y no lo que teníamos en España. ¿Qué periódico español se habría atrevido a publicar un artículo de condena contra la Justicia Militar, contra el Gobierno, contra el Código Penal en una CARTA DIRIGIDA AL PRESIDENTE DE LA REPUBLICA?, en España, hubiera sido a Franco, el Jefe del  Estado. Después lo volví a leer y releer muchas veces, y siempre aprendí algo interesante, pero ahora, pasados tantos años, que lo he vuelto a leer antes de sentarme a escribir este artículo, me he dado cuenta que la verdadera lección que se desprende de la lectura del  artículo de Zola es la búsqueda de la verdad y la obligación del periodista  es  darla a conocer... aunque ello te pueda acarrear problemas.

"Mi deber es hablar  -escribe Zola-, no quiero ser cómplice. Mis noches serían atormentadas por el espectro del inocente que expía allí, en la tortura más horrible, un crimen que no cometió" (Se refiere al pobre Dreyfus, condenado falsamente a vivir el resto de su vida en la Guayana Francesa, un infierno en la Tierra).

Pues con ese espíritu, con el deseo íntimo de borrar de mi mente la traición que cometí y sigo cometiendo con mi padre (y con tantos amigos que se fueron) y sobre todo, con el afán de decir la verdad y trasladarla al mundo, me he sentado a escribir hoy. No quiero ver más fantasmas nocturnos atormentándome con su dedo acusador... y me alegraría que otros, todos esos que en su fuero interno viven lo que yo,  hicieran lo mismo. Porque vale más morir con honra que vivir con vilipendio.

 

YO ME ACUSO,

 

de no haber tenido, de no tener, la valentía de decir que Franco, sí, el general Franco, fue mejor gobernante que todos los "mindundis", camaleones, corruptos, traidores, incompetentes, enanos, incultos, resentidos, ambiciosos y demás ralea que nos han gobernado y nos están hundiendo desde que cobardemente le abandonaron los suyos. Que fue un Dictador, más lo son estos sujetos que hoy okupan el Poder...Que se sublevó contra la legalidad vigente de la República, pero que coño es eso, aquella República nunca fue algo serio, aquello, porque no se merece otro calificativo, fue una casa de putas ideológicas, la casa de los horrores, el paraíso de los campesinos, el tren de la ignominia, un nido de gusanos... y hasta el autobús de los cobardes (los que se fueron a gatas por los Pirineos o por los aviones robados, dejando atrás, sin misericordia a los suyos). Ya está bien. No quiero ser cómplice, como Zola,  de tanta mentira...ni quiero traicionar el recuerdo de mi padre que luchó en Belchite, en Teruel, en el Ebro.... y murió gritando ¡Viva España! !Viva Franco!...¿Y por qué no puedo yo decir ¡VIVA FRANCO! si ellos pueden gritar ¡VIVA STALIN!?

 

YO ME ACUSO

 

de haber votado a Pablo Iglesias dos veces, en las elecciones europeas del 2014 y en las generales del 2015...cuando tras el 15-M irrumpió en la vida política y me hizo creer que, al fín, llegaba un hombre nuevo (Alguien parecdo al José Antonio Primo de Rivera de  1933)... Un joven, además, con un currículum universitario e intelectual llamativo, que se atrevía a hablar de "casta política", del poderío injusto de los "poderes fácticos", de una Justicia independiente, de las desigualdades sociales y económicas, y del paro escandaloso... y hasta de la falta de libertad de los periódicos... y confieso que me ilusionó (todavía conservo la Carta Abierta que me envió de cara a las elecciones generales del 2015).

 

"Hace un tiempo tomé una de las decisiones más importantes de  mi vida: decidí que quiero ser Presidente del Gobierno de nuestro país"...

 

¡¡¡ Iluso de mí ¡¡¡... Porque a estas altura, y visto lo visto, y su comportamiento personal, social y político, me veo como el más tonto y el más ingenuo de los "españolitos", ya que ahora sé que todo aquello que decía, que dijo, no era otra cosa que la máscara que le escondía su verdadero rostro. El rostro de un comunista, lo más parecido a Stalin, a Castro, a Maduro o al joven Santiago Carrillo de los Paracuellos, que me da miedo, ya que he llegado a la conclusión que sus objetivos son los mismos de sus "Maestros". .. y ese fantasma me persigue, ¿cómo pude yo dejarme engañar por un tipo como éste, yo que ya había escrito sobre la Revolución  rusa y las "purgas" de Stalin, y de las checas, y de los "paseos" de Alberti, y de Largo Caballero, y del asesinato por la espalda de Durruti, de Trosky, de la Pasionaria, de André Nin, de Castro y el "Ché"?... Pues me dejé... y de eso me acuso, por haber sido tonto, un tonto de remate, un tonto viejo.

 

YO ME ACUSO

 

de haber votado en las últimas autonómicas y en las generales del año pasado (10-11-2019) a VOX, el partido que preside D. Santiago Abascal, a quien no conozco, por ser el único que todavía no se ha metido ni pertenece a la "casta" y el único que habla claro y cumple, hasta ahora, lo que dice... Le atacan por ser de "ultraderecha", pero como yo ya pasé el sarampión de ser de izquierdas o derechas, rojos o azules, blancos o negros  (por algo también pude votar en 1982 y 1986 al PSOE y en 1996 a Julio Anguita, aunque esto fue distinto, ya que votaba a un amigo, con programa, eso sí) paso también ahora y ahora mismo volvería a votar al señor ABASCAL, aunque sólo fuese por la patriótica reacción que ha tenido con el cobarde señor Casado tras lo de la Moción de Censura. Otro cualquiera, cualquiera de la "casta", se habría cargado ya los Gobierno PP de Andalucía, Madrid y Murcia (¡y se lo merecía!) No soy militante de VOX, pero si no cambian los seguiré votando.

Empieza a ser un lujo poder decir ¡VIVA ESPAÑA! y más lujo, ¡o delito! decir ¡VIVA FRANCO!...¿y si me da la gana decir ¡VIVA NUEVA CARTEYA!, que es mi pueblo?.

 

y YO ME ACUSO

 

de estar anunciando que aquí ya no habrá más elecciones, al menos elecciones democráticas, salvo que el Rey con sus generales impidan la Dictadura Venezolana y Comunista que ya está llamando a las puertas.¡¡¡ Que viene el lobo!!!...

Por lo demás, seguro, que me moriré gritando como mi padre: ¡VIVA ESPAÑA! ¡ VIVA FRANCO!  (y eso que yo nunca fui  franquista mientras el general estuvo en el Pardo...¡Vosotros me estáis haciendo franquista!!!).