Como lo prometido es deuda, continuamos explicando el suspenso del Greco a España, de una forma clara y entendible…, hasta para los corruptos. (Que, además, son muy listos, tal vez demasiado).

Aunque no he podido ver las excusas de España en su texto original, si he visto en El Derecho, un gran diario jurídico, creo que serio y solvente, que España –es decir, la PSOE-, acudió en su descargo a los clásicos y manidos argumento de:

“España alegó que tanto las dos elecciones generales de 2019, como la crisis sanitaria de 2020 por la covid-19, obstaculizaron significativamente las actividades legislativas y las acciones y políticas nacionales destinadas a cumplir las recomendaciones del Greco”.

La verdad es que este organismo es casi tan ineficaz como El Defensor del Pueblo español, y más cuando admite cualquier excusa, por absurda que parezca… Y no solo eso, sino que a pesar de que su informe es de septiembre de 2021, da un plazo de casi un año y medio a España, para enviar información adicional, hasta el 31 de marzo de 2023.

¿De verdad alguien cree que a Pedro Sánchez y sus dos gobiernos, el del PSOE (ahora, reconvertido en el partido sanchista), y los de  Unidas Podemos, les preocupa que va a pasar el 1 de abril de 2023, cuando ni siquiera saben cuántos meses más podrán aguantar sin convocar elecciones…?

Y menos mal que ahora, desenterrado ya Franco, cuyo cadáver en el Valle de los Caídos era, al parecer, un gran problema nacional, tienen la guerra de Ucrania – Rusia, pues eso es lo que es, como argumentarlo para decir que no hacen nada contra la corrupción, pues están “luchando” contra Rusia.

¡Y que lo que no consiguieron ni Napoleón, ni Hitler, lo va a conseguir Pedro Sánchez de las Batuecas, el “grande”, falso doctor en economía!

Veamos algunas de las medidas propuestas, a las que, por supuesto, no se ha hecho ni caso:

SUPRIMIR LOS AFORAMIENTOS, para que “no obstaculice el proceso de justicia penal con respecto a miembros del Gobierno sospechosos de haber cometido delitos relacionados con la corrupción”. –

PROTECCIÓN A LOS DENUNCIANTES DE CORRUPCIÓN. El Greco pide que haya más transparencia, integridad y rendición de cuentas en el sector público, así como el desarrollo de un enfoque anticorrupción en el que se proteja debidamente al denunciante. –

(De esto podría hablar, largo y tendido, pues ya he recibido tres demandas civiles de una empresa suministradora de mascarillas, a precios ruinosos para el erario público, previa adjudicación a dedo de los contratos correspondientes.

Como solo me humillo ante Dios, han recibido la correspondiente denuncia, y solo espero que se tramite con celeridad, y no duerma el sueño de los justos, pues parece que aquí solo ha cobrado comisiones (presuntamente), el PP, y no el PSOE, que como todos sabemos, nada en la limpieza y la honestidad.

¡Vamos, que cualquier día van a pedir la canonización de Pedro Sánchez, Illa y Ábalos, en vida, como santos súbitos!).

CONTROL DE LOS ASESORES (en realidad, “comisarios políticos” de los partidos que les nombran). El Greco pide reforzar el régimen actual aplicable a los asesores (nombramientos a dedo, a personas en la mayoría de los casos absolutamente incapaces de asesorar en la materia para la que se les designa, pues no son realmente expertos), “sometiéndoles a requisitos de transparencia e integridad equivalentes a los que se aplican a las personas con funciones ejecutivas superiores”.

Por supuesto, faltaría más el gobierno del PSOE y de Hundidas Podemos, no ha hecho ni caso…

Jacques Chirac, creo recordar, recibió una condena de dos años de prisión, por designar falsos asesores, a “liberados” del partido, y Pedro Pacheco, ex alcalde de Jerez, a cuatro años de cárcel, por lo mismo.

(Pero claro, no nos vamos a poner exquisitos, y a criminalizar la “política”, porque si no, una gran parte de los ministros, altos cargos, “ministrines” autonómicos, presidentes de diputaciones provinciales, y alcaldes de poblaciones de una cierta entidad, acabarían siendo investigados, y, posiblemente, condenados, por incurrir en estas prácticas).

REGULAR LOS GRUPOS DE PRESIÓN, o Lobbys, que pretenden influir en la legislación, actual y futura, y que el Greco llama “cabilderos” y otros terceros que buscan influir en el trabajo legislativo.

Se pide, expresamente, que se divulgue “suficiente información sobre el  propósito de estos contactos” de los políticos con funciones ejecutivas superiores.

Obviamente, el PSOE no ha hecho ni caso.

No interesa.

Si no, ¿cómo se podrían “negociar” comisiones o mordidas, etc…?

Y, por último por hoy, pero no menos importante, se recomienda

QUE HAYA UN ORGANISMO INDEPENDIENTE QUE RIJA LAS RESTRICCIONES POST-EMPLEO.

Hace poco leía en El Español Digital, un gran diario, serio y bien informado, que un nutrido grupo de generales, almirantes, etc., encuentran en la jubilación un auténtico júbilo, pues pasan a ser contratados por grandes empresas de armamento, fabricación de barcos o aviones, etc.

¿”Agradecimiento” por los servicios prestados a la empresa, devolución de favores, etc…?

Lo mismo sucede con los ex ministros de industria, y otros muchos, que rápidamente, prácticamente sin solución de continuidad, son nombrados consejeros de las compañías eléctricas que nos roban todos los días –no es un error-, de los grandes bancos que ídem,  etcétera.

¿Pero de verdad creen ustedes que esta situación es admisible, en un Estado como Dios manda…?

En fin, termino ya que me está subiendo la tensión, sin perjuicio de seguir en el futuro desgranando este magnífico informe, que con el desgobierno actual, mucho me temo que se va a quedar en papel mojado.