Youtube censura la entrevista de Álvaro Romero a la Doctora Albarracín, por dudar de la eficacia de las vacunas.

¿Qué quiere decir esto? Nada que no sepamos ya y es que ni de las vacunas, ni del COVID, ni de la historia de España nadie puede salirse del discurso oficial.

Nada importante con lo que se nos viene encima con la famosa Agenda 2030 y sobre todo con la oposición de eso que llaman el "gran público". El "gran público" está más pendiente de lo que va a pasar con Jorge Javier Vázquez y Sálvame, sin darse cuenta que lo que realmente importa es que el que venga a suplir su entretenimiento, lo que debe de seguir es la versión oficial de todo, no solo de las vacunas.

Insisto, todos los que me conocen, saben que de este tema no tengo una opinión formada de la que no me pueda bajar y solo me bajaré oyendo y escuchando a los dos bandos y si algún bando me puede llegar a convencer, es el perseguido. Soy así, me gustan las batallas perdidas, quizá por eso me considere falangista. Para el que no haya visto la entrevista, allí se comentó que ¡¡¡ninguno de los virólogos!!! que defienden la vacunación y que están continuamente en las cadenas generalistas, ha querido debatir con la Doctora...¡¡¡Ninguno!!!

Esto que ha pasado es un nuevo ataque a la libertad de expresión tan defendida por todos menos en estos casos. Ataque que más sibilinamente estamos sufriendo en el otro programa de ÑTV "Historia desconocida de la Falange" de Juan Manuel Cepeda y un servidor, que algún día comentaremos en profundidad. Como trataremos el tema de la opresión de Google y el pago de la publicidad, por defender la verdadera Memoria Histórica y como nos piden para levantarlo que dejemos de publicar fotos de la¡¡¡Causa general!!! Mientras vosotros sigáis ahí, no lo van a conseguir...

Por supuesto que próximamente volveremos a colgar en otras plataformas el vídeo de la entrevista de la Doctora. Sí, de acuerdo, pero hay mucha gente, mucha que no pasa por ellas. En fin, seguiremos luchando contra el ostracismo, pero no olvidéis que necesitamos vuestra ayuda (no siempre es económica) compartiendo nuestros artículos, hasta que llegue el momento de las trincheras, que llegará...