“Existe en ellas discriminación ideológica, pese a que en diferentes ocasiones se han mostrado a favor de la libertad de expresión”

Twitter, Facebook e Instagram son redes sociales que dirigen empresas privadas como todos sabemos, aun así, desde mi punto de vista no deberían estar exentas de las críticas, sobre todo, si tenemos en cuenta que existe en ellas discriminación ideológica, pese a que en diferentes ocasiones se han mostrado a favor de la libertad de expresión ¿qué contradicción verdad? Sin ir más lejos, a mí mismo y pese a ser periodista, en mi cuenta de Twitter, aunque no he insultado a nadie me han bajado las impresiones de manera temporal para que tenga menos repercusión en todo lo que comparto, porque resulto incómodo para el Gobierno social-comunista de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias como tantos otros, incluso me han quitado seguidores, lo que considero un ataque directo a la libertad de expresión. Un desprecio que se debe condenar con rotundidad, porque no se puede tolerar que la libertad de expresión en las redes sociales peligre en medio de la pandemia. Además, hay que tener en cuenta que el ejecutivo español se dedica a criminalizar las críticas al tiempo que socializa las responsabilidades por su imprevisión.

El propio Mark Zuckerberg, CEO de Facebook, reconocía que “muchos políticos a menudo me dicen que tenemos demasiado poder sobre la libertad de expresión. Y, francamente, estoy de acuerdo”. Declaraciones que nos dan una idea clara del poder de las redes sociales. Es por esta razón, que se necesita un regulación que esté por encima de las empresas que dirigen las redes sociales, con el fin de permitir la libertad de expresión sin discriminación de ningún tipo, a no ser que queramos una dictadura de pensamiento único a nivel mundial, como pretenden imponer los lobbies globalistas, entre ellos el magnate perverso George Soros.

Cabe destacar, que en el último año, muchos seguidores me han hecho llegar sus quejas reiteradas, llegando a existir miles de casos en España, en los que por defender posturas contrarias al ejecutivo radical han llegado a suspender sus cuentas, algo que he comprobado y que nos debería llevar a preguntarnos: ¿qué ocultan las principales redes sociales para llevar término estas acciones censoras? Pues bien, de momento transparencia nada de nada, pero lógicamente hay intereses de diferente tipo detrás de esta censura muy notable y más afín a la izquierda, ya que por ejemplo en Twitter sí se permite que sea trending topic matar al líder de VOX, Santiago Abascal, o que el Partido Comunista invoque a otra matanza como la de Paracuellos encabezada por el comunista Santiago Carrillo, quien por cierto tiene una avenida a su nombre en España. También, se han silenciando varios trending topic mundiales, entre ellos, el ‘Obamagate’ que denunció el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

En cualquier caso, la única solución para que se ponga fin a esta doble vara de medir, es meter presión a los poderes fácticos, porque deben saber que hay mucha gente harta de la grave situación política, social y económica que padece España, y no será precisamente callando voces como se solventen los problemas, al contrario, esto solo hará que acrecentarlas y tiempo al tiempo habrá un estallido social cargado de razones de peso, sino cambia esta deriva catastrófica y sin precedentes recientes. Y no se olviden, España se acercará bastante a un régimen comunista como estamos observando, pero nunca será una dictadura del proletariado por más que a los bolcheviques les vuelva locos la idea de terminar con toda oposición contraria a su proyecto diabólico, porque la resistencia es mayor y vencerá ante la barbarie y la deriva autoritaria.