Doña Isabel Díaz Ayuso tiene más ovarios que cojones el caballo de Espartero.

Y lo demuestra un día sí, y otro también.

Es un verso suelto, y como sucede con este tipo de personajes, Jesús Gil, Ruiz-Gallardón, Vidal-Cuadras, y tantos y tantos otros, todos se confabulan contra ellos.

En el fondo, seguimos viviendo en la España de la alternancia política, conservadores y liberales, PP y PSOE, solo que los dos son partidos socialistas…

El PP actual, dirigido –es un decir-, por un tal Casado, es incapaz de alcanzar nunca la Moncloa. Es más, me atrevería a decir que a Casado, con ese curriculum académico “de regalo” que tiene, hasta le aterra la posibilidad de hacerse con el poder político.

¡Que ya sabemos, o deberíamos saber, que quiénes mandan realmente son los poderes económicos, y Bruselas, que es quien dicta la política de Madrid!

Para Casado le basta con hundir al PP en la insignificancia, muy similar a la suya propia.

Y ya va siendo hora, señoras feministas de verdad, no de boquilla, que en España llegue a la presidencia del gobierno una señora. ¿No les parece…?

El gobierno de la Comunidad de Madrid es un ejemplo para toda España.

Es la región más abierta, con un crecimiento más sostenible, que ha adoptado medidas más audaces, en beneficio de los pequeños y medianos empresarios, hostelería, autónomos, etc.

Y creo que doña Isabel Díaz Ayuso algún mérito tendrá al respecto.

Me resulta sorprendente, lamentable e indignante, que tanto Vox como el PSOE, e incluso una parte del PP, afecto a Casado, estén haciéndole la cama, e intentando echarla, situando los intereses del secretario particular de Aznar por encima del bien común, y los intereses generales de España.

Por eso alzo mi voz y mi palabra, en defensa de la señora Díaz Ayuso, que con su verbo lúcido y afilado como una navaja, en realidad no necesita defensores, pues se basta y se sobra ella misma.

De cualquier forma, como ella es una dama, y yo soy un caballero, creo que tengo la obligación moral de romper una lanza por doña Isabel.

¡Va por usted, señora Díaz Ayuso, la Dama de Hierro que España necesita!