El lunes de la semana pasada se materializó la sustitución de la portavoz en el Congreso del PP.
 
A ese respecto me surgen los siguientes análisis :
 
Cayetana se fue del PP, hace unos cuantos años, por sus desavenencias hacia la política de Rajoy (algo que dice bien de ella), pero ha demostrado una profunda incapacidad para analizar la realidad del PP porque Casado, por más que le prometiera, no deja de ser otro Rajoy, pero un poco más joven. Para mi resulta evidente que está mujer se obnubilo con el puesto, y futuras promesas, que le ofreció Casado, y entre eso y su afán de protagonismo se metió ella sola en la boca del lobo. 
 
Hay que reconocer la carencia de políticos relevantes en el PP, ese empobrecimiento creo que propició el fichaje de la ya antigua portavoz. Estoy convencido que este estéril cambio de cromos ni va a cambiar las  "mañas" del PP,  ni su cortoplacista y sumisa estrategia política. Se han "venido arriba" con la victoria de Feijoo y Cayetana, tal vez por su vehemencia en la defensa de algunas cuestiones que consideraba esenciales, ha sido la primera "víctima".
 
Una vez conocida la noticia de su destitucion, han aparecido un buen número de artículistas (Libertad Digital ha sido quizás el más contundente) alabando la figura de Cayetana, incluso en este medio (Verdades ofenden, el 18/8/2020 y otros después). Considero que dichas glosas a su labor merecen un análisis crítico más profundo porque al fin y al cabo su figura va ligada al PP, el partido que ostenta el triste liderazgo de ser el más traidor a sus votantes y a sus posiciones ideológicas. Para empezar Cayetana afirmó "que la Constitución del 78 era lo mejor que le había pasado a España en los últimos 500 años". Como muy bien matizó D. Pio Moa en el programa Sin complejos de D. Luis del Pino, el fin de semana anterior a la destitucion, realizar semejante afirmación solo puede venir de alguien que necesita, urgentemente, una revisión a fondo de la historia de España.  
 
La Constitución del 78 ha un fiasco mayúsculo que ha desguazado España por culpa de separatistas y socialcomunistas con la cómplice colaboración de los blandengues socialdemócratas del PP. Esta Constitución ha generado una severa deriva totalitaria, republicana y secesionista, inoculada en nuestro país durante su vigencia por parte de este Frente Popular remozado. 
 
D. Tomas García Madrid redactó un brillante artículo sobre la figura de Cayetana,  el pasado viernes, y evitare contemplar cuestiones más brillantemente abordadas por él. No escatimó la susodicha críticas, bastante gratuitas y agresivas, hacia VOX. Por ello, me resulta tremendamente navideño que la sitúen en la órbita de dicha formación. Personalmente, creo que sería un peso muerto que no aportaría nada positivo, amén de contraproducente teniendo en cuenta sus manifestaciones. Es más, disponen en VOX de personal, como mínimo, tan aguerridos como ella, bastante más humildes y con una concordancia entre los principios y las acciones muchísimo mayor. Porque Cayetana mucho lo de "libres e iguales" por aquí y allá, pero ha callado, como una pecadora, sobre el apoyo del PP  a esa desigualdad fiscal que supone el Cupo y concierto vasco. Es cierto que ha sido contundente contra la bancada socialcomunista pero eso, en sí mismo, no la convierte en una persona virtuosa en todo lo demás.
 
En fin, el  PP es, desde hace bastante tiempo, un partido cobardica, de medias tintas, pactos de tapadillo, asimétrias periféricas por doquier, políticas lingüísticas tan perniciosas como las que más, y acuerdos traidoramente vergonzantes. Y como siga con ese desplazamiento hacia el "centro" acabará, dentro de muy poco, a la siniestra de Izquierda Hundida, un partido, por cierto, al que ese Satanás terrícola de Rajoy superó en materia de subidas de impuestos. 
 
P.D.: Como siempre no tardaron ni tres días, en el PP,  para poner la maquinaria en modo electoral, diciendo las gansadas de siempre, contando con la indispensable colaboración contingente de la nueva portacoz y los medios de comunicación filopeperos siempre lubricables y lubricados. 
 
Cuesta encontrar vida inteligente en los líderes y acólitos de esa formación. Al menos Ayuso está mostrando algo de autonomía e independencia ¡no se si durará mucho entre tanto zoquete!