Los ninguneos al Rey, que muy posiblemente irán en aumento a partir de ahora, suponen una hoja de ruta, como lo llaman ahora, un plan urdido por una parte del sistema para modificar ese mismo sistema para el cumplimiento de sus objetivos.

Llevo muchos años diciendo, desde antes de que el marido de Letizia fuera Rey, que la monarquía borbónica empezó con Felipe V y terminará con Felipe VI, ojalá no hubiera habido entre ellos ningún Borbón reinando, pero ha habido muchos y muy malos, así que creo que en un corto o medio plazo a los borbones se le va acabar el chollo de reinar en una nación para seguir colaborando en la destrucción de esa nación.

Por supuesto, no seré yo quien mueva un músculo para defender esta institución, la monarquía española otrora, noble y artífice de grandes logros para España y desde hace varios siglos, institución en descomposición y culpable del declive de España. Pero dejemos los anteriores períodos monárquicos que se han dado en España, repito, algunos enormemente positivos para nuestra nación, y centrémonos en lo que ha significado la monarquía desde 1975 hasta hoy y si merece que los patriotas de verdad deban defender a una institución que tantos males ha causado a España en 45 años. 

Yo no puedo, ni voy a defender una monarquía que como mínimo ha permitido, eso cuando no ha alentado, el separatismo, la destrucción de la unidad nacional, la injusticia social galopante, la inmigración invasión imparable…

Esta monarquía que ha permitido, cuando no ha alentado, la legalización del terrorismo que está presente en todas las instituciones, la manipulación de la verdad y de la historia o la criminalización del patriotismo…. 

Esta monarquía que ha permitido, cuando no ha alentado, las ideologías de género y el omnímodo poder LGTBI, la pérdida de nuestra identidad nacional, nuestro idioma, nuestra tradición, nuestra fe. 

Esta monarquía que ha permitido, cuando no ha alentado, el aborto, la muy próxima eutanasia, la profanación del Jefe de Estado al que le deben que en España haya monarquía…

Esta monarquía que ha permitido, cuando no ha alentado, la pérdida de soberanía nacional ante la Unión Europea y otras organizaciones supranacionales, y la pérdida absoluta de proyección de España hacia el exterior…

Yo no puedo defender una institución cuyo máximo representante, vitoreado por algunos, Felipe VI va a firmar la ley de Memoria Democrática que, paradójicamente, será la puntilla para el derribo de la corona, aunque esta consecuencia sería lo de menos en esta sectaria ley tan tóxica para nuestra patria. 

Un rey que muchos vitorean y que va a firmar, también, la ley de eutanasia para matar a los ancianos y enfermos que sobrevivan a la asesina gestión del coronavirus que están haciendo los “expertos sanitarios”.

Un rey que muchos vitorean y que también va a firmar los indultos a los golpistas-separatistas, mientras entran en prisión los 14 patriotas de Blanquerna por enfrentarse al separatismo. 

Y mientras, muchos, cómplices también de todo lo ocurrido en España en los últimos 45 años, nos alarman de que el problema es que está en peligro el régimen del 78, su transición, su constitución o su monarquía. Cuando el problema es que está en riesgo la propia existencia de España y los principales culpables del caos son precisamente el régimen del 78, su transición, su constitución y su monarquía.

Yo le propongo desde aquí un trato a Felipe VI y a sus mariachis, los patriotas nos podríamos replantear el defender la jefatura del Estado cuando ellos hagan todo lo posible para remediar todo aquello que he mencionado hace un momento de lo que es culpable por acción o por omisión, o por las dos cosas a la vez, esa jefatura del Estado…Y si a partir de ahora, no firmara ninguna de las nuevas traiciones a España que va a firmar encantado.

¿A que no Majestad, a que no hay narices a actuar por la defensa de España aunque sea por una vez en su vida?

Y a aquellos de los vítores y aplausos a la monarquía borbónica culpable de gran parte de lo que ocurre en nuestra nación, decirle que ante su “¡Viva el Rey!” y su acrónimo V.E.R.D.E, nuestro “¡Arriba España!” y nuestro acrónimo C.A.F.E.

Frente a vuestro apoyo a los culpables de la situación actual de España, nuestra lucha por España que está muy por encima de reyes, de constituciones y de democracias.