La manipulación de Internet es un hecho que no escapa ni a los más confiados del mundo. Muchos se empeñan en decir que fuera de los “mass mierda” no hay manipulación… que los medios alternativos, e independientes, de información son veraces y tal y cual Pascual. Lo cierto, pese a estos crédulos ¿bienintencionados?, es que la falacia es como la mala yerba: nunca muere. Os muestro mi nuevo vídeo, a colación de un canal de youtube, y de un vídeo engañabobos, con casi un millón de visualizaciones. Intuyo que el engaño, en este caso, no es intencionado, pues no hay beneficio alguno en decir que los israelíes son israelitas. Es un claro ejemplo de ignorancia burda, pues no hace falta ser teólogo ni historiador para saber esta diferencia entre 2 gentilicios reales. Con que el filibustero creador del vídeo hubiera dedicado medio minuto en consultar el diccionario de la RAE, todo bien. Pero no… en estos tiempos atroces de libérrima expresión, sin previa obligación de conocimiento sobre lo que se expresa; pasa lo que pasa y pese a quien pese… ¡qué pase el siguiente que pasa de contrastar lo que piensa y rebuzna!

Al hombre (o mujer) que cometió el delirio que analizo en mi vídeo, le di la oportunidad de rectificar y reconocer su ignorancia en este asunto… y su respuesta fue no bajarse de la burra. Es triste reconocer que, ahora, la verdad no es lo verdadero, sino lo que el vulgo acepta como verídico.  Dale 10 millones de “me gusta” a un vídeo que diga que la Tierra es plana, y no vuelvas a navegar, pues más pronto que tarde caerás por la catarata abismal, rumbo al espacio sideral… hasta el infinito y más allá.

Una pena que a estos mentecatos, que ni siquiera son capaces de reconocer su error y enmendarlo (todavía hay mucha gente que cree que nació sabiéndolo todo, y que no tiene nada que aprender), no les pase lo que Collodi le hizo a Pinocho. Esta colosal obra literaria es una de las lecturas más perturbadoras que existen, en absoluto es para público infantil ni juvenil… pero las 1.001 adaptaciones se han encargado en que así sea… os recomiendo leerlo, y ver las desmembraciones y demás castigos que sufre Pinocho, por mentiroso. Paradójico que todas las adaptaciones mientan… es el colmo del mentiroso: mentir sobre Pinocho. ¿A alguien le puede extrañar la plandemia del congojavirus?

PASEN Y VEAN: