En los últimos tiempos el PSOE está desarrollando una estrategia destinada a perpetuarse en el poder, y convertirse en el PRI español…

La estrategia se basa en la creación de partidos o agrupaciones de electores, de base territorial, teóricamente sin ideología alguna, y que apelan a los sentimientos primarios de los votantes, y no a la cabeza o razón de los mismos.

Tras el éxito de Teruel Existe, se están articulando candidaturas en otras quince provincias de la España interior, con una reducida población, y en franco retroceso, donde se elige a tres diputados, de forma que esas candidaturas teóricamente independientes (pero solo teóricamente), puede acabar inclinando la Balanza hacia el PSOE, al obtener

1 diputado el PP,

1 diputado el PSOE, y

1 diputado los candidatos de la “España vaciada”,

es decir, los submarinos del PSOE.

Hay que reconocer que esta táctica electoral es muy inteligente, a jugar por los buenos resultados que partidos similares, de base territorial, como el Partido Regionalista de Cantabria, PRI, Coalición Canaria, CC, el PAR, partido aragonés regionalista, etc., están obteniendo en sus respectivos territorios, pues apelan a los sentimientos de los votantes, como sucede con los partidos separatistas de Cataluña y el País Vasco.

Luego, si escarbas un poco, resulta que los diputados de esos partidos votan siempre con el PSOE, y que algunos de ellos, como el gordinflón de Teruel existe, por ejemplo, ¡vive realmente en Valencia!, y está a sueldo de los socialistas aragoneses, que le encargan numerosos proyectos como arquitecto, o el gobierno, también socialista, de Valencia, le ha alquilado un local por la friolera de diez mil euros mensuales para uno de sus chiringuitos y pesebres autonómicos, etc.

¡Vamos, que en realidad son comisarios políticos del PSOE, como sucede con el inefable Revilla, que ha pasado de ser Lugarteniente de la Guardia de Franco a mamporrero del sanchismo!

Por consiguiente, yo le aconsejaría a los ingenuos votantes de esa España vaciada, de la que yo también procedo, como originario del Alto Aragón, que se lo piensen dos veces antes de ejercitar su voto, pues pueden acabar pasando de votantes a botontos…