Seguramente les suene Fernando López-Mirones (Pontevedra 1964). Biólogo, documentalista y divulgador científico. Ha escrito y/o dirigido más de 130 películas documentales de naturaleza y antropología para National Geographic, BBC, Survival y otras grandes firmas. En 2014, muchos pudimos disfrutar de su esa maravilla llamada Guadalquivir, nominada a los Premios Goya. Es profesor en la Universidad Internacional Villanueva de Madrid. Y acaba de publicar un texto inolvidable, tomando como punto de partida el "patinazo" de la vacuna de AstraZeneca. Ojala acierte.  Improrrogable necesidad de esperanza. Disfruten con ella.

La rebelión de los hombres mosca

La vacuna de Astra Zeneca busca una excusa para frenar los ensayos. La OMS declara que Europa podría convivir con el SARS-CoV-2 sin necesidad de vacunas. Miles de biosanitarios de todo el mundo se rebelan y declaran la enorme exageración que se ha perpetrado. Suecia sin usar mascarillas ni confinar a su población obtiene datos mejores que los demás países. Se destapa el escándalo de las vacunas de la polio de Gates en África. Antena 3 y otros medios comienzan a publicar poco a poco noticias menos colaboracionistas. Los datos reales de los hospitales muestran que algo no cuadra. Se descubren documentos de venta del Banco Mundial con el epígrafe Covid-19 de 2018...

¿Y si ganamos?

Por primera vez desde febrero intuyo que podríamos ganar la batalla, algo se mueve en el estado profundo, como si hubieran ordenado una retirada ordenada.

Da la sensación de que la resistencia de mucha gente buena está funcionando. Miles de biosanitarios de todo el Mundo firman un manifiesto desmontando una gran mentira.

Pero no permitiremos que se vayan silbando, es primordial que los culpables por acción u omisión sean llevados ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya, porque si no lo hacemos volverán a intentarlo con otra pandemia.

No canto victoria, solo es casi un deseo, pero podría ser.

A los colaboracionistas los invito a recapacitar.

Hoy todos circulamos por las ciudades como hombres mosca, frotándonos las manos con hidrogel, sin sonrisa, con gomas en las orejas. Hay ancianos tristes cuyo sistema inmune está deprimido, enferman de preocupación.

Hay muchos colaboracionistas medrando al amparo de las agencias de propaganda, repartiéndose los fondos europeos antes de que lleguen.

Día esperanzador

Hay mandatarios pusilánimes y corruptos tratando de colar leyes que el pueblo no quiere, cobrando sumas enormes por destruir identidades nacionales, religiones, monarquías, familias, empresas... todo lo que pueda obstaculizar sus planes de control de la población mundial.

Los hombres mosca se van metamorfoseando poco a poco y quieren salir a surfear de nuevo como la chica del norte.

Hoy tengo cierta esperanza, si, de que las alas de esas moscas humanas se desplieguen poco a poco y nos saquen de esta enorme bosta.

Un aullido.

Excelente, Fernando. A pesar de las discrepancias, a surfear, coño. En fin.

Fernando_Lopez_Miras