1. Las mafias del Doctor y  separatistas tienen un proyecto: destruir la herencia del franquismo, destruir la Constitución y la monarquía, acabar con la democracia y la unidad nacional. Se trata de un golpismo permanente que  se va concretando más y más, y exige medidas mucho más allá de la mera denuncia. Esa chusma debe ir a la cárcel.
2. El proyecto viene de muy atrás,  desde la transición, traicionando enseguida el referéndum del 76. Se manifestó en concesiones a los separatismos y a la ETA; en una mitología “europeísta” cuyo contenido real era la denigración, abierta o encubierta, de España y su historia;  en una mitificación grotesca de la república y el Frente Popular; en un antifranquismo ferozmente falsario, visto como el modo indirecto más eficaz de ir consiguiendo los demás objetivos, hasta llegar a imponer leyes liberticidas.  Con Zapatero, el plan se hizo mucho más visible, y sus medidas más audaces, y prosiguió con Rajoy . Ahora,  el Doctor y los separatistas  le están dando los últimos toques. 
3. Incluido en el proyecto está la neutralización del poder judicial, del ejército, la policía y de cualquier institución posiblemente opositora, poniendo a su cabeza a sujetos afectos al gobierno del Doctor. Asimismo, negocian nuevas concesiones a los separatistas en materia judicial y de hacienda que les permitan ganar mayoría para destruir la unidad nacional en Cataluña con algún referéndum o cualquier otra medida golpista.   Todo ello bañado  en una perversión sistemática del lenguaje que presenta como democracia, libertad, concordia o patriotismo  unas medidas que atentan directamente contra esos valores. 
4. En estas derivas han participado los partidos PP y PSOE, que presentándose como partidos nacionales y constitucionales, han corrompido la democracia y socavado con la máxima eficacia la nación y la ley. En unos casos lo han hecho de modo deliberado, en otros por pura inercia nacida de la “falta de formación histórica e ideológica”. La sistemática falsificación de la historia ha desempeñado aquí un papel esencial en la creación de un ambiente propicio a la disgregación. 
5. Otro elemento que debe señalarse es la participación de los sectores dominantes de la Iglesia en este proceso, impulsando los separatismos  e incluso el terrorismo, entre otras hazañas. Su degradación moral y vileza política quedó bien de relieve en su complicidad pasiva en la profanación de la tumba de Franco, el hombre que directamente  salvó a la iglesia del exterminio. 
6. Por supuesto, hay también otros intereses implicados: empresariales, mediáticos  e internacionales. Se está creando una situación de curiosas semejanzas con la invasión napoleónica: unas falsas élites u oligarquías españolas abiertamente contrarias a la propia nación, por motivos entre ideológicos y de interés personal (entre otras cosas, no ponían obstáculo a la pretensión napoleónica de extender Francia hasta el Ebro)
7. El efecto político más importante del discurso del rey en 2017 fue la irrupción de VOX. Este partido debe entender que es hoy la única alternativa antes de un derrumbe del estado, de  imprevisibles consecuencias. Debe entender que el PP ha sido y sigue siendo el mayor obstáculo a cualquier medida contra el proyecto criminal hoy en marcha, y obrar en consecuencia. Sus presiones sobre el PP para que prepare una moción de censura están completamente fuera de lugar, crean una imagen de claudicación. Que el PP se adhiera, si quiere. La moción debe ser la primera de medidas más de fondo. La deriva actual debe frenarse sin otras consideraciones.