Esta nueva cárcel que se han inventado, con la excusa –única en el mundo, a fecha de hoy – del congojavirus, es colosal. Ahora los presos no tenemos derecho a 3 comidas calientes al día ni a alojamiento gratuito, ni a paseos por el patio… ¡qué va! ¡Quién fuera etarra, violador, atracador, asesino en serie y etcétera de nobles suertudos que están en el trullo! Nosotros, los madrileños confinados, esos apestados y leprosos, estamos obligados a pagar ingentes cantidades de dinero por nuestra reclusión y nuestro maltrato reiterado. ¡Y todavía tenemos que dar las gracias por vivir en un país constituido en 17 reinos de taifas! Si fuéramos un estado centralizado o unitario los comunistas nos matarían a su libre albedrío, como hicieron, hacen y harán en los países que sí son regímenes centralizados.

En Madrid tenemos la tremenda suerte de que ahora gobierna en Puto Partido. ¡Menos mal! ¡Te amo Isabel Díaz Abuso! mi entrañable muñeca Chucky diabólica de porcelana. De esta manera, todos los guarros, que son casi todos los habitantes de los barrios confinados – se quejan y se tornan disidentes. Covidiotas perdidos, retrasados mentales severos, analfabetos de manual… sí… pero disidentes y, por lo tanto, freno a la psicopatía de ciertos gobernantes y de TODAS las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Los maderos municipales no pueden unirse, del todo, a los nacionales ni a los picoletos, pues tienen jefes “enfrentados”. Sus mentes de esbirros cortocircuitan al pensar quien es su jefe directo. De hecho, menos mal que los picolos no tienen jurisdicción en las ciudades madrileñas ni en la capital... menos mal, todo podría ser peor todavía.  Y menos mal que no han soltado –o yo no me los he topado – a los milicos. ¡Hasta los partidos más genocidas y covidiotas de todos: PSOE y Podemos; se suman a la disidencia y a las protestas callejeras contra Díaz Abuso! Juegan a ver quien la tiene más larga y/o gorda, o a quien lo tiene más abierto y/o carnoso. Y mientras juegan, como íntimos amigos enajenados que son, el pueblo sigue dividido. No sabemos la tremenda suerte que tenemos de esto, de ser parte de su esquizofrenia. Si cualquiera de los 2 bandos imperase de manera omnímoda, los disidentes seríamos aniquilados, como ha pasado siempre no sólo en este, sino en todos los países de la historia.

¡Benditos reinos de taifas! Como anticomunista sé, perfectamente, que las 17 CCAA son mi única garantía de no ser exterminado, pues el único régimen posible en este país de catetos, psicópatas y desolados mentales; es una severa dictadura comunista. De momento sólo tenemos una dictablanda comunista, gracias –insisto – a los 17 reinos de taifas y, sobre todo, a mi amorcito de porcelana, mi Abusito de mi vida;  pues Madrid sigue siendo la capital de los reinos de taifas y el motor industrial y financiero de Espena.

¡Doy las gracias a los desgraciados etarras, separratas y peperos! Gracias a todos por ser tan criminales, tan insolventes mentales, pero… sobre todo… por estar ahí, haciendo de parapeto, SIN SABERLO, a la instauración del régimen comunista que acabaría conmigo y con un par más, que tampoco somos muchos los disidentes anticomunistas. La única pega es que yo ni soy etarra, ni separrata ni pepero… entonces el papelón es doble… ¡gracias, PSOE y Podemos, por evitar que etarras, separratas y peperos me maten!

Estar entre 2 fuegos es peor que estar en tierra de nadie. ¿Cuándo dejará la balanza su equilibrio y caerá, irremisiblemente, hacia un lado? Tengo curiosidad por saber quién será mi verdugo, o por supuesto, verduga. Ahora que la pena capital no es cortar la cabeza con una enorme hacha, cualquiera puede hacer esa labor.