La memocracia (gobierno de y para memos) se sublima cuando los comunistas gobiernan. Si antes un político delincuente dimitía o era condenado, provocaba la ira de sus votantes, defraudados por haber depositado su confianza en semejante gentuza. Ahora con el comunismo, muy especialmente con Podemos, la situación es más que dantesca, pues sus políticos no solo no dimiten o son condenados cuando delinquen, sino que muchas veces acceden a sus cargos tras haber sido condenados por delincuentes. ¡Tremendo! ¡Y no pasa nada y cada vez lo hacen más!

El penúltimo ejemplo, Esa Cerda, Isa Perra o como se llame la nueva “portavoza” de Podemos. Cada vez falta menos para que haya más delincuentes en cargos públicos que en la cárcel. ¡Y lejos de ocultarlo se jactan de ello! ¡Qué oclo-plutocracia más sublime! ¡Y es votada y aplaudida por la mayoría! Y en el colmo de la paranoia, el gurú de todos ellos, el Che pa Blelin, ha pasado de hacer reiterados llamamientos a rodear el Congreso, “como derecho saludable de protesta del pueblo” a blindar su mansión para que los ciudadanos no puedan ejercer ese saludable derecho… ¡JAJAJAJAJAJA!. Y en el paroxismo de todo esto, el mismo Che pa Blenin que se emocionaba cuando le daban palizas a los policías, es ahora el que blinda su casa con ellos y tiene su protección constante 24 horas al día. Sólo les falta a los esbirros del sistema, sujetársela al miccionar (igual lo hacen, ya no me extraña nada en estos esbirros que han sido sistemáticamente asesinados por los que ahora defienden a muerte. Es vox populi que la esbirra guardaespaldas de Ipene Moncerdo se humillaba haciendo todo tipo de servilismos)

Pasen y vean: