Qué más se puede decir.

¿No te bastan los más de 16.000 españoles muertos oficialmente?

¿No te basta la muerte de nuestros padres en los hospitales y residencias por falta de medios?

¿No te bastan las falacias y argucias del gobierno para justificar esta devastación?

¿No te bastan las negligencias e incompetencias del gobierno, su sectarismo y delirios totalitarios?

¿No te bastan las libertades y derechos fundamentales suprimidos por un Estado de Alarma, que es de facto un estado de Excepción?

¿No te bastan la suspensión completa de actividades, la imposibilidad de ejercer el derecho de reunión y manifestación; de libertad religiosa, sindical y de empresa o de educación; las intervenciones gubernativas de las actividades productivas y comerciales y las amenazas de nacionalizaciones?

¿No te basta una constitución violada en tantas partes de España y la constante humillación de los ciudadanos que llevamos en el alma el orgullo de España y de nuestra Bandera en Cristo, ahora pisoteada y quemada?

¿No te basta el camino de tiranía y miseria por el que nos obligan a transitar hacia un régimen totalitario?

¿No te bastan los sacrificios de los médicos, policías y soldados luchando contra el virus, arriesgando sus vidas, y aún así ultrajados por traidores que siguen detentando ilegalmente poderes ejecutivos?

¿No te basta que casi un millón de personas se haya manifestado contra todo esto desde el obligado confinamiento, que arresto domiciliario sin orden judicial?

Lázaro ¿tienes miedo? Es posible, pero España está en enfermedad terminal. Líbrate de tus ataduras. Sal fuera del sepulcro y verás que la España que muchos la supone ya muerta resucitará y se congregará a tu alrededor y, nuevamente unida, verás que es posible recuperar el pulso, sanar y volver a caminar.

Lázaro, sal afuera” (Juan 11,43).

sagados_corazones