Manos Limpias era un objetivo a destruir.

Las Instituciones del Estado y el poder económico de la Banca, no podía permitir que una organización como Manos Limpias pusiera en evidencia, las vergüenzas y la corrupción de un régimen (el del 78) que bajo la bandera de la democracia y del estado de derecho, cometiera todo tipo de desmanes.

Dentro de la corrupción de las Instituciones del Estado, se instaló una organización conocida como las Cloacas del Estado, liderada por el ex comisario Villarejo. Hombre sin escrúpulos que utilizó métodos mafiosos para conseguir los objetivos de sus clientes (políticos, banqueros).

Manos Limpias era un objetivo prioritario, y el Jefe de las Cloacas del Estado, fiel a su perfil y a sus clientes quiso controlar con TOPOS y con el control de togas y de miembros de la UDEF la actividad de Manos Limpias.

Tres abogados de Manos Limpias fueron objeto de sus artimañas, consiguiendo convertirles en TOPOS retribuidos para sus repugnantes fines.

A la abogada Montse Suárez, la ficha con objeto de que elabore un informe falso sobre la conexión AUSBANC- MANOS LIMPIAS y la existencia de una organización criminal entre ambas organizaciones.

Al abogado Ángel Pérez le ficha, con un sueldo de 1.000€, con objeto de que informe sobre las interioridades de Manos Limpias. Sorpresivamente este abogado, estando en la cúspide de su carrera y con unos ingresos sustanciosos “aparece supuestamente suicidado”.

Finalmente, el abogado Manuel Muñoz, defensor de Miguel Bernad, durante la instrucción, mantenía relaciones con el Jefe de las Cloacas  del Estado, mientras Miguel Bernad estaba en la prisión de Navalcarnero.

Dentro del control de togas que afectaban a Miguel Bernad ya hemos reseñado en anteriores artículos, como contactó con el instructor (Santiago Pedraz), con la ponente del juicio (Teresa Palacios) y faltaba otro miembro destacado de la judicatura, el Decano de los Jueces de Plaza de Castilla José Luis González Armengol amigo de Miguel Bernad y que de momento tiene la presunción de no plegarse a traicionarme.

Los tentáculos del Jefe de las Cloacas, se extienden, entre otros medios de comunicación, al diario ABC, donde tenía de colaborador al falso periodista de investigación Javier Chicote.

Pero aún hay más los tentáculos de Villarejo, han llegado hasta miembros corruptos de la UDEF, y en concreto al clan gallego que se prestó a efectuar informes torticeros, manipulados para que en base a los mismos presentar denuncias anónimas.