No lo dicen, y el fullero compravotos de Murcia incluso ha amenazado con cargarse de empleo y sueldo a quien lo diga, pero mi "garganta profunda" de Génova me lo ha confirmado.

Don Pablo Casado, el Presidente del PPP (sí, así le llaman ya al PP en recuerdo de aquel famoso “Puedo Prometer y Prometo (PPP)” de Don Adolfo Suárez, lo que tiene bastante sentido, dado que el "cobardica" se ha convertido en el Rey de las Promesas como aquél, y que el PP de hoy puede desaparecer como la UCD si a su frente sigue la pareja nefasta: el Casado y el Egea)…

No duerme bien desde la noche del 4-M, cuando salió al balcón de la calle Génova para apuntarse la aplastante victoria de las urnas y unos cientos de afiliados que se habían acercado a la sede central para festejarlo, en lugar de gritar ¡Casado! ¡Casado! sólo gritaban ¡Ayuso, Ayuso, Ayuso, Ayuso, Ayuso!!!!, ya que en cuanto cierra los ojos ya le aparece la pesadilla que le corroe las entrañas y le está quitando el sueño.

O sea, la imagen (y encima mujer y encima guapa), y el nombre (doña Isabel, señora Ayuso, Ayuso, a secas).

Así que no debe sorprender las meteduras de pata que está cometiendo desde el 4-M (ahora la de la Presidencia del PP de Madrid, antes la del fichaje-imposición del Toni Cantó y siempre la de los celos). Ayuso es la pesadilla… y más que lo será, sin tener que esperar a nuevas urnas. Seguro que lo va a ver, se lo van a confirmar, en la Convención de Valencia (ese “chiringuito” que le ha montado el compravotos de Murcia para justificar su sueldo) esté presente o no doña Isabel.

Si no está, por su viaje a E.U., porque será la Gran Ausente y si está, porque la mayor parte de los aplausos serán para ella (aunque no la dejen hablar)

No lo dicen, pero ya lo tienen claro. Ellos lo saben ya mejor que nadie. Doña Isabel Díaz Ayuso no solo será Presidenta del PP de Madrid, sino también del PP Nacional… y cartel para las próximas elecciones generales (si las hay, que ese es otro tema).

Claro que también yo tengo mi pesadilla nocturna, o algo que se le parece,  que no me deja dormir: una pesadilla en la que veo a don Pedro Sánchez y a don Pablo Iglesias y al Rufián y al Otegi apoyando al Casado y al Egea para que sigan en la planta 7 de Génova 13 y llevando el timón del PPP (“Puedo Prometer y Prometo”). Para ellos ¡un chollo!