Hace bien VOX en plantear la moción de censura. No saldrá, obviamente, pero permitirá explicar la situación a millones de españoles


**Abascal se equivoca al hablar de que no es una opción egoísta, de que tiende la mano, o de su afecto al cretino Casado. Esas ñoñerías dan imagen de debilidad. Si VOX plantea la moción es porque quiere ser la alternativa contra todos los demás. O lo asume o entrará en el juego como un “extremo”.


**La moción debe dirigirse también como denuncia al PP. Recordar en qué consiste su “centrismo y moderación”:  en repartirse poder y dineros con separatistas y PSOE. En seguir la política de estos. Y recordar lo que ha hecho una y otra vez. Ofrecerles la posibilidad de cambiar, sabiendo que no la aceptarán.


**El PP no es “la derechita cobarde”. No es cobarde, es cómplice claro y decidido del nuevo frente Popular. Los cobardes son sus votantes, cosa lógica mientras no surgía alternativa. ¿Ahora la hay?


**En VOX se perciben posturas de fondo diversas, que exigirán un proceso de clarificación. También es inevitable que se le haya metido mucha morralla, dado su rápido crecimiento


**Si VOX acepta el antifranquismo, por activa o por pasiva, se condena. La batalla por recuperar la historia es crucial. Si no se libra, VOX quedará como un apéndice pintoresco del PP.