Si desde luego hay un claro culpable en España por los miles de muertos producidos por esta pandemia mundial es el gobierno de izquierdas social-comunista.

Por la ignorancia de todos los avisos de la OMS; por su mala gestión en proporcionar protección a personal sanitario y de asistencia en residencias, a fuerzas y cuerpos de seguridad del estado, a transportistas, a personal de supermercados, y a otros gremios mas; por la falta de respiradores; por la falta de test de diagnóstico después de más de un mes desde el decreto del 14-M; por su inoperancia y oscurantismo en la compras de material sanitario; pero sobre todo, por el fomento y celebración de la manifestación feminista del 8-M, a la que acudieron mas de 150.000 personas. Este es el hecho diferencial por el que España está en el pódium de muertes por número de habitantes. Allí se contagiaron incluso las ministras.

Dicha manifestación fue una bomba biológica que expandió el virus por todo Madrid. Esas 150.000 personas se convirtieron en difusores del virus sin saberlo. Lo contagiaron a sus familias, en los trabajos, en el transporte público, en las tiendas, etcétera.

La mayoría de los medios de comunicación vendidos al gobierno fueron colaboradores necesarios para que acudiera tanta gente, debido a la gran campaña mediática que le restaba importancia y gravedad al virus, para que la gente no tuviera miedo y acudiera a dicha manifestación.

Incluso el máximo responsable del comité de expertos el Doctor Simón, colaboró en restarle importancia al virus el día antes, al ser preguntado por un periodista sobre si se debía acudir o no a la manifestación, a sabiendas de los datos que tenía de muertes y contagios.

Antepusieron sus intereses políticos a la salud y vida de los españoles, deben pagar por ello.

Pero no debemos olvidarnos tampoco de otros dos importantes culpables, estos son el Partido Popular y Ciudadanos, dichos partidos gobiernan la Comunidad de Madrid. Ellos tenían las plenas competencias de Sanidad en la Comunidad de Madrid. Ambos compartían gobierno y por tanto, eran los máximos y únicos responsables de la Sanidad madrileña. Por ello, debían haber contemplado el acopio de material sanitario por si la pandemia se extendía. No compraron mascarillas, ni trajes de protección E.P.I, ni respiradores,…

No vale decir que ellos no sabían nada, que los datos los tenía el gobierno social-comunista y que no se los facilitaba. Es falso, ellos tenían los datos de al menos las comunidades autónomas donde gobiernan, que por cierto son varias, pero sobre todo de la más importante, Madrid y digo de la mas importante porque es la que mas muertos e infectados ha tenido hasta ahora.

Ellos tenían los datos de los hospitales madrileños, donde se producían los muertos y donde acudían los infectados, es mas, ellos facilitaban al gobierno central dichos datos y tienen la poca vergüenza y caradura de decir que no conocían los datos.

El 14-M el gobierno del sepulturero le quitó las competencias de sanidad para centralizar las compras de material sanitario de toda España. A partir de ese momento si que dejaron de ser responsables de proporcionar el material sanitario, pero no hasta ese día.

Pero además, el Partido Popular y Ciudadanos acudieron también a la manifestación feminista del 8-M, que como he dicho antes es la principal causa de que estemos a la cabeza mundial de muertes por número de habitantes y contagiados por covid-19.

También el Partido Popular y Ciudadanos son los responsables de la nefasta gestión de las residencias de ancianos en la Comunidad de Madrid, donde ha muerto tanta gente mayor, pero con el agravante de morir solos y abandonados. Ellos tenían la competencia de su control, e inspección.

Ellos debían haber supervisado e inspeccionado dichas residencias, precisamente llenas de gente pertenecientes al grupo de mayor riesgo. Este grupo es el de los mayores jubilados después de una larga vida de sacrifico y trabajo.

Por tanto, que no nos engañen ellos tampoco. Ese el verdadero partido Partido Popular, el partido de la traición, el partido que critica una cosa y hace la contraria, al igual que Sánchez e Iglesias.

Vox avisó para que tomaran medidas y ambos dijeron que lo tenían todo controlado, a la vista está que no fue así.

El gobierno social-comunista por un lado y el gobierno del Partido Popular y Ciudadanos por otro deben pagar por ello. La muerte de tantos miles de españoles inocentes no debe quedar impune.