Pedro Sánchez sabe que no tiene más remedio que hacer algo y se ha tirado a la piscina, una tras otra sus promesa y anuncios han quedado en tomaduras de pelo (las de Educación han sido dignas de los hermanos Marx), y el viernes presentará su “fórmula legal” para exhumar a Franco (ardo en deseos de saber si la firma será suya o del Ministro para ver si es cierto el valor del que blasona o busca que sea otro el que acabe en el banquillo). El viernes lo que el Consejo de Ministros hará es “activar el proceso”, no entrar al asalto en El Valle de los Caídos.

Ahora bien, Pedro Sánchez sabe que si no consigue los apoyos y permisos necesarios no tiene nada que hacer, de ahí que haya decidido subir el grado de presión para ver si alguien cede para poder exhumar a Franco, porque de lo contrario se quedará a verlas venir. Hasta ahora ha estado muy solo en este tema y ahora busca apoyos para repartir la responsabilidad del posible fracaso y él refugiarse en el heroísmo de haberlo intentado.

Precisemos su hoja de ruta.
A.- Va a recurrir a un Decreto Ley y abrir un proceso de semanas para mantener la presión. Un decreto totalitario en su enunciado, porque no puede sustentarlo con muchos argumentos para evitar que se encastille en el debate. ¿Quién le va a sacar los colores en el Parlamento? Nadie.
El primero en darle el apoyo ha sido el PP por boca de Pablo Casado (lo mismo el PP acaba enfrentándose a una campaña de NO VOTES PP en su electorado más duro y fiel).

B.- En ese proceso, con el peso y grado de presión que pueda tener el trámite parlamentario, espera que ceda o la familia o la Iglesia, sobre todo la Iglesia que es el gran escollo (saltarse las leyes españolas le da igual). Si ceden lo podrá hacer, si no a los tribunales nacionales o internacionales. Y estaría gracioso que el gobierno sufriera un varapalo jurídico y España lleva ya unos cuantos. Es lo que tienen saltarse el Estado de Derecho.
Este es su plan.

Tan bonitos sueños se irían a la porra, con un desgaste enorme, si unos diputados del PP, como les hacía por sistema el PSOE, presentaran el recurso de inconstitucionalidad que está vetado a los ciudadanos aun cuando pudieran estar afectados. Se trata de defender el Estado de Derecho y denunciar a quienes lo intentan subvertir. Pero para eso hay que tener un valor político ausente en el PP por el complejo de inferioridad moral ante la izquierda.

Dicho lo anterior, no siendo jurista, teniendo presente la posible manifiesta inconstitucionalidad del Decreto, si éste sale adelante, me pregunto si alguien o muchos podrían acabar en el banquillo acusados de prevaricación.

SI QUIERES LEER TODOS LOS ARTÍCULOS DE FRANCISCO TORRES PINCHA LA IMAGEN

TORRES