¿Recuerdan ustedes las grabaciones del comisario de policía Villarejo, en las que la actual fiscal general del PSOE (no es un error), se jactaba de haber visto en Cartagena de Indias a magistrados y fiscales del Tribunal Supremo y de la Audiencia Nacional subiendo a sus habitaciones con menores…?

Hechos que no denunció, en Colombia o en España, pues nuestro Código Penal obliga al funcionario público a denunciar cualquier delito que conozca, a diferencia de los particulares, que podemos, o no, denunciar.

También le pareció un éxito la creación de una “agencia de modelos”, que en realidad era de putas, organizada y dirigida por el tal Villarejo, un hombre polivalente, y con pocos escrúpulos, para sacar información a políticos y personas relevantes. Definió la idea como un “éxito”, y es que la información “vía vaginal” debe de ser fácil de obtener, pues como todos sabemos, tiran más dos tetas que dos carretas.

Pues bien, recientemente un fiscal amigo (sí, los fiscales también son personas, y tienen amigos; los adversarios y enemigos suelen ser de la carrera) me informó de la existencia de un libro, a la venta en Amazon, dónde un fulano que dice tener cuarenta y tantos años, describía, con pelos y señales sus abusos sexuales sobre niñas de 11, 12 y 13 años, en Madrid.

Para no hacer publicidad de semejante porquería, permitirán que no ponga el título del “libro”, ni del autor, que creo es un seudónimo, pero resulta obvio que cualquier editorial sabe perfectamente el nombre y apellidos del autor que publica con seudónimo, o la propia plataforma de Amazon, no creo que permita subir libros sin tener perfectamente identificado a su creador, entre otras razones para abonarle en cuenta bancaria los rendimientos correspondientes.

Denunciado el asunto a la fiscalía general, recibo la sorprendente contestación siguiente, que creo un deber hacer pública, para que los ciudadanos sepamos cómo ha actuado la fiscalía en este caso:

“…poniendo en su conocimiento que los hechos en ella descritos no se deduce la existencia de hechos que pudieran revestir caracteres de delito que justifiquen una investigación por parte del Ministerio Fiscal, haciéndole saber que puede reiterar su denuncia ante el  Juzgado de Instrucción.

Un atento saludo

El Fiscal Jefe de la Secretaría Técnica

Álvaro García Ortiz”.

¿Pero no habíamos quedado, hace años, que la fiscalía quería investigar, con exclusividad, los delitos…?

Pues menos mal que no es así.

Como todavía quedan personas sensatas en España, un cliente de Amazon puso la siguiente reseña al “libro”:

“Abuso a menores.

¿Estáis de broma? Es pura pornografía con menores.

Deberíais retirarlo”.

Excuso decirles que Amazon ha hecho caso omiso a este comentario, y el libro sigue a la venta, como material “didáctico” para pederastas en general, y corruptores de menores, en particular.

Se avecinan malos tiempos para los menores, amparados o desamparados, y solo hay que seguir los casos de los menores tutelados y prostituidos en Baleares, Canarias o Valencia.

En el caso balear, ante el pasotismo o desinterés de la policía, la fiscalía de menores, etc., ha tenido que venir una Comisión de la Unión Europea, para investigar los hechos…

Y en Canarias y Valencia, supongo que acabará pasando lo mismo.

Quien quiera entender, que entienda…