Reconozco, una vez más, que este mundo ya no es mi mundo, que estoy "ga-gá", que cada nuevo día me salta a la palestra algo que no entiendo, que ya no puedo leer ni los periódicos sin tener el diccionario a mano... y les voy a contar lo de hoy.
 Les voy citando las palabras que hoy no he entendido, o que no sabía su signficado:  "Ideología de garrafón", "violaciones correctivas", "heteronormatividad", "matrimonio igualitario", "identidad trans", "cliente LGTBI", "intersexfobia", "homofobia,", transfobia", "bifobia", "Museo de Penes" (con un ejemplar de 1,70 m.), "obispos sarratrasposos", "corifeos azulados", "pandemia analítica", "banquillo búnker", "centralidad oblicua", "hipotecas canguro", "élites garrapiñadas", "cercanía de bambú"... y no sigo, porque, ciertamente, yo ya no soy de este mundo. O al menos de este vocabulario.
Y si me pongo a consultar con el diccionario me dan ganas de "agiopinarme" (otra palabreja de hoy). Veamos.
         BIOFOBIA. Es un término utilizado para describir el odio, la aversión o la discriminación contra la bisexualidad, contras las personas LGTBI,o que se perciben a sí mismas como bisexuales. La biofobia ocurre indiferentemente entre heterosexuales y homosexuales.
         VIOLACIÓN CORRECTIVA. .. o curativa (en inglés "corrective rape") es un crimen de odio que se refiere a la violación de personas lesbianas, gais, bisexuales, trans, travestis o personas percibidas como tal, a menudo familiares, con el supuesto fín de cambiar la orientación sexual, identidad o expresión de género de la víctima.
          Matrimonios igualitarios.  Matrimonio entre personas del mismo género. Dos hombres. Dos mujeres. Dos mixtos.
          Pandemia analítica. La fórmula del CEO de SAS para combatir la pandemia y su inventor es Jin Geodnighte (el 243 hombre más rico del mundo).
             Ea, pues hasta aquí ha llegado mi interés por el nuevo vocabulario y les aseguro que ya voy entendiendo a la señora marquesa de Galapagar, pues entre los heteros,los homos, los trans, los LGTBEI + QTADP  no me extraña que hable de hombre, hombra u hombro, coño, coña, coñe, o pela, pele, pelo. Sí, estoy gagá.