Es curioso que para contar muertos franquistas, la izquierda saque la calculadora y con la pila recién cambiada. Cuando se trata de muertos propios... cunde la confusión. Cada día aplican un método distinto para contar pérdidas de vida, como canallas mafiosos. Sería un chiste si no fuera una tragedia.

Y con más que descaro, con ruindad, la bajeza de gobernantes sigue adelante sin mirar al lado o detrás, sin volver la vista al reguero de sangre, dolor, y hundimiento económico que han generado. Su crimen. El medio necesario para lograr instaurar el totalitarismo comunista.
 
Hay casi 50.000 muertos sobre la mesa (dato de las funerarias) y aquí no pasa nada, nadie dimite porque "de verdad hemos hecho todo lo posible, y además vamos a levantar un monumento a los muertos, hacernos una foto, y dar un aplausito, que en España somos muy solidarios". Y a otra cosa mariposa. Malnacidos psicópatas...

Si el PP hubiese hecho un tercio de lo que han hecho los izquierdistas, España estaría ardiendo y habría habido más de una huelga general exhortando a una dimisión gubernamental en bloque. Como son los de la izquierda... aquí no pasa nada. El rebaño sigue dormido. Apoyamos que se rodee la Casa Blanca porque una persona ha muerto, en España son casi 50.000, más miles de empresas cerradas (que mantienen a miles de familias), miles de despidos o personas a las que no se ha renovado el contrato... y aquí no pasa nada. Si sales a la calle con la bandera nacional como símbolo de súplica por la vergüenza, compasión hacia la nación... puto facha. Somos gilipollas. 

Con el discurso progre recalcitrante que insiste en el buenismo (mal llamado generosidad) y condena la insistencia en la economía como forma de despreciable capitalismo, materialismo e inhumanidad, les recuerdo que gracias a la economía comemos todos, que si la economía cae, todos morimos, de una forma u otra.

La pregunta persistente es ¿quién ha colocado en el poder a semejante caterva de inútiles que no valen ni para presidente de comunidad de vecinos, y ahora controlan el destino de más de 40 millones de españoles? Y cuando se vayan, cobrarán sueldo vitalicio, como agradecimiento al gran servicio prestado a la nación.