Una cosa que me ha sorprendido siempre es ver como muchos camaradas aplauden algún tema positivo de Vox o de algún grupo o partido de la derecha y en cambio solo se fijan en los errores y crímenes de los grupos de la izquierda.

Sin duda VOX apoya temas interesantes en temas ‘nacionales’ o ‘de costumbres’, de la misma forma que ‘Podemos’ propone temas interesantes en ayuda social.

Pero incluso en estos temas su aplicación suele ser equivocada, así la derecha confunde lo ‘nacional’ con centralismo y la izquierda confunde sentido social con demagogia y derroche.

Pero lo significativo es que siendo ambos lados del Sistema en su global, en los ‘ambientes’ fachas e incluso tendentes al ‘fascismo’ se nota una admiración con lo poco bueno de la derecha y un olvido de su mucho malo, frente al olvido de lo poco bueno de la izquierda y su obsesión por lo mucho malo de esa izquierda.

 

Por ello, como denunciaba Jordi Mota, ha habido y hay muchos ex camaradas que han acabado (o tratado de acabar) en partidos de la extrema derecha o similares, y pocos que, puestos a traicionar, lo hayan hecho por la izquierda.

Y esto es muy significativo en España. Cuando un grupo dice que quiere dirigirse a la ‘gente en general’ lo hace a un público de derechas. Y nunca han logrado atención en la gente de tendencia de izquierdas. Incluso los pocos que expresamente se quieren dirigir a la gente de tendencia de izquierdas no han logrado por ahora que asuman el tema ‘identitario’ ni los mínimos valores alternativos éticos.

Otro ejemplo de este comportamiento incoherente es la histeria anti islámica frente al silencio (o peor aún, el aplauso) sobre la influencia absoluta sionista a través de su prensa, Tv, cine y dinero.

El islamismo en Europa sin duda es un problema pero pequeño respeto a la destrucción absoluta que el poder del dinero (y los grupos talmudistas son su eje esencial) ha realizado en nuestros pueblos.

Sin duda ese feminismo histérico (solo a la altura del machismo violento) es un desastre pero para el pueblo lo peor es el paro, la falta de una vivienda accesible, poder tener y sacar adelante a 4 hijos, eso son los problemas que comporta la globalización, la deuda y el poder del dinero.

Otro ejemplo es ver cómo ni derechas ni izquierdas denuncian la estupidez del arte-basura actual, y los ‘alternativos’ no dan importancia a este tema, que es, sin embargo, la base común de la corrupción cultural del Sistema.

Por todo ello es lamentable esa continua tendencia a ‘regalarse’ a la derecha por el "algo bueno" que puedan tener, mientras ladran como perros rabiosos contra la izquierda incluso contra lo ’algo bueno’ que también puedan tener.

Ambas partes del Sistema lo que si tienen es MUCHO MALO.