La primera sorpresa de la Final del Real Madrid en París, fue cuando anunciaron por los marcadores que el partido se iba a retrasar 15 minutos que al final fueron 39. Ante la primera noticia, empezaron las elucubraciones y lo primero que se nos vino a todos a la cabeza fue la hinchada del Liverpool y su histórica falta de civismo, pero no fue así aunque todavía algunos les quieran seguir "cargando" el muerto.

Todas las finales de Champions hay problemas con la falsificación de entradas. No es nada nuevo y en todas las finales se soluciona con cierta normalidad y diligencia, pero nada de ello sucedió en Paris. En Paris una oleada de robos, delincuencia e inseguridad en el barrio de Saint Denis, donde se ubica el estadio que albergó la final, en la que muchos seguidores españoles sufrieron atracos o al menos intento de atraco por bandas organizadas, de magrebíes no lo olvidemos.

Hubo gente colándose al estadio sin entrada, otros con entrada después de robar el móvil a sus verdaderos usuarios y una sensación general de inseguridad que la gendarmería francesa no logró atajar.

Según relatan los allí presentes, los robos comenzaron antes del partido y siguieron una vez se disputó la final y los aficionados abandonaban el estadio, que será la sede principal de los Juegos Olímpicos de París en 2024, donde esperemos que no sigan campando a sus anchas aquellos que están asegurando nuestras pensiones, gracias al relevo multicultural y la variedad racial que relevará nuestra generación en Europa.

Quiero dar las gracias a esas élites políticas europeas que con tanto cariño, y sobretodo con una generosidad enorme están haciendo tan basto esfuerzo en pro de nuestro futuro bienestar social...
 
Esto es lo que nos espera si no ponemos remedio a la invasión racial, cultural, religiosa, y de valores importada para terminar con nuestra sociedad...
 
Es verdad que esta vez se está haciendo un poco de ruido porque ciertos personajes de relevancia pasaron miedo media hora de su vida, el mismo miedo que pasan los vecinos de los barrios afectados en Francia y en Europa durante toda su vida y las 24 horas del día, pero que esos personajes relevantes les llaman "fascistas" si alguna vez se les ocurre levantar la voz. Hoy han sido ello y se habla un poco de ello, pero en breve cortarán y rectificarán. Es el caso de Martin Varsavsky, el fundador de Jazztel y CEO de Prelude Fertility, Goggo Network o VAS Ventures, quien compartió en las redes sociales su experiencia en el estadio de Saint Denis. «Soy inmigrante en España y siempre apoyé la inmigración pero lo que vivimos anoche en París fue un horror para nuestra familia y todos los aficionados. Cientos de parisinos africanos atacando a los fans riéndose de nosotros y vernos en pánico. Era racismo, contra los europeos». Y añadió: «La salida del estadio fue un total horror. Hordas de ladrones robando a los aficionados. Nunca vi algo así. Nos trataron de robar. Logramos escaparnos».
O el tenista Feliciano López que le trataron de atracar antes del partido. La persona que había intentado robarle se coló por el torno cuando otro aficionado escaneaba su entrada. «Cabe destacar lo que muchos vivimos ayer antes y después del partido (yo sólo antes por suerte). Lamentable ver cómo bandas de delincuentes pegaban y robaban a los allí presentes".
La presentadora de Antena 3 Rocío Martínez,  reconoce que pasó miedo. «Pasé miedo. En la entrada del estadio robaban móviles porque las entradas iban en el móvil. Ahí íbamos todos con el bolso bien agarrado. Y en la salida había como más de cien jóvenes que estaban ahí para robar. Conozco muchos casos de robos. Yo salí corriendo de ahí».
¿A quién se le ocurrió que los autobuses de los aficionados, por indicación de la UEFA te dejaran a unos 3 kilómetros del estadio y tener que atravesar unas calles que muchas de ellas convertían en embudo?
 
Por mi parte conozco casos de amigos de primera mano y muy cercanos, robados y atracados ante la pasividad de la policía francesa, pues recordemos que en el barrio de Sant Denis habitualmente no entra. ¿A quién se le ocurrió montar una final allí? Aunque esto da igual, hubiéramos visto una final normal, pero el problema en Sant Deniss, Lyon, Marsella o Villaverde continuaría y este es el problema que hay que arreglar.
 
Hay que arreglar que:
-Se deje actuar a auténticas organizaciones criminales robando móviles carteras y entradas bajo la mirada de la policía que no actúan en ningún sentido. Mayoritariamente personas de origen africano.
En resumen como ha dicho Espinosa de los Monteros: "Los que hemos estado hoy en Saint-Denis regresamos a España desde el futuro; el futuro que nos espera si no frenamos la barra libre de inmigración descontrolada, y de acusaciones de racismo al que se resista. Recuperar el sentido común es nuestra responsabilidad".