Y, desde luego, opresor Estado limosnero, atroz militarización del espacio público, letal vacunación obligatoria y campos de concentración para disidentes. Los siguientes pasos de una planificadísima y genocida hoja de ruta. Y, por supuesto, todo ello bajo embusteros pretextos sanitarios. Inhumanas medidas dictatoriales suprimiendo libertades básicas y derechos humanos fundamentales bajo la burda excusa de la salud pública. Los que nos llevan enfermándonos durante decenios, ejem. Y brotarán más falsos contagiados mediante la fraudulentas PCR. Más muertos, éstos reales, pero que nunca murieron (ni morirán) de un enfermedad (covid-19) que no existe, originada por un virus que tampoco existe (el Sars-Cov-2 sigue sin aislarse). Y, desde luego, reaparecerán las fingidas y caóticas negligencias gubernamentales y hospitalarias. La operación psicológica militar de falsa bandera, avanzando enloquecida sin apenas oposición.

Desde Canadá, hasta el infinito y más allá

Es miembro de un comité del Partido Liberal de Canadá. Pertenece a varios grupos de comités. Y, noble arrobamiento de decencia, filtra información crucial. Correo anónimo recogido de un envío masivo en cadena compartido en foros canadienses.

Y salvo que nos rebelemos de forma inmediata y, no quepa duda, a degüello, la información que hemos recibido desde Canadá se transformará en norma mundial. Es una minuciosa y exhaustiva hoja de ruta proveniente del Comité de Planificación Estratégica, dirigido a la sazón por la PMO (Prime Minister`s Office, Oficina del Primer Ministro de Canadá).

Se diseñan, en principio, los próximos quince meses, hasta finales del próximo año. Leyendo dicha y benemérita filtración queda suficientemente despejado que nada detendrá el liberticida y ruinoso y demoniaco bosquejo ya suficientemente sospechado. Lo dicho: o reaccionamos con suficiente contundencia o nos aguarda el matadero.

Macabra hoja de ruta

La hoja de ruta y los objetivos establecidos por la citada Oficina del Primer Ministro (el siniestro Justin Trudeau) canadiense son los siguientes (no hace falta que les diga que lo aplicarán, matiz arriba matiz abajo, en España):

  1. Poner en marcha de forma paulatina más restricciones de cierres, de manera continua y sucesiva, comenzando con las principales áreas metropolitanas, y expandiéndose hacia las afueras. Esperado para noviembre de 2020.
  2. Apresurar la adquisición (o construcción de) instalaciones de aislamiento en todas las provincias y territorios. Esperado para diciembre de 2020.
  3. Los nuevos casos diarios de covid-19 aumentarán más allá de la capacidad de las pruebas, incluidos los incrementos en “muertes” relacionadas "con covid" siguiendo las mismas “curvas” de crecimiento de la primera y primaveral gran reclusión planetaria. Se espera para fines de noviembre de 2020.
  4. Bloqueo completo y total (mucho más estricto que las restricciones de la primera y segunda fase). Previsto para finales de diciembre de 2020/principios de enero de 2021.
  5. Reforma y ampliación del programa de desempleo para su transición al programa de renta básica universal. Esperado para el primer trimestre de 2021.
  6. “Mutación” proyectada de covid-19 y / o “coinfección” con virus secundario (denominado covid-21, ¿cuyo presunto origen será el Sars-Cov-3 del que ya les hablé recientemente?) que conduciría a una “tercera ola” con una “tasa de mortalidad mucho más alta y una tasa de infección más alta”. Esperado para febrero de 2021.
  7. Los nuevos casos diarios de hospitalizaciones por covid-21 y muertes relacionadas con covid-19 y covid-21 excederán la capacidad de las instalaciones de atención médica. Esperado - Q1 (Cuarentena 1) - Q2 (Cuarentena 2) - 2021.
  8. Más restricciones intensificadas (se las denominará “tercer bloqueo”). Se impondrán restricciones de viaje completas (incluidas entre provincias y ciudades). Esperado Q2 (Cuarentena 2) 2021.
  9. Transición a un programa de renta básica universal. Se espera que para mediados del segundo trimestre de 2021.
  10. Fallos programados en las cadenas de suministro, escasez de inventario, gran inestabilidad económica. Se espera para finales del segundo trimestre de 2021.
  11. Despliegue de personal militar en las principales áreas metropolitanas, así como en todas las carreteras principales para establecer puntos de control de viaje. Más limitación de viajes y movimientos. Brindar apoyo logístico a la zona. Esperado para el tercer trimestre de 2021.

Vaya, vaya, 11 - siempre el distintivo 11 - puntos…

Desaparición de la propiedad privada

Junto con la hoja de ruta proporcionada, se  requirió al Comité de Planificación Estratégica que perfilara una manera eficaz para “cumplir con un esfuerzo económico sin precedentes”. Lo que allí se aseveró fue que para compensar lo que era esencialmente un colapso económico a escala mundial, el gobierno canadiense iba a ofrecer a sus súbditos (así nos tratan) una condonación total de la deuda.

Grosso modo, el gobierno federal ofrecerá eliminar todas las deudas personales (hipotecas, préstamos, tarjetas de crédito…) mediante fondos transferidos a Canadá por parte del FMI en el marco de lo que se conocerá como el programa World Debt Reset (Reseteo de Deuda Mundial). A cambio de la aceptación de esta condonación total de la deuda, el “deudor” perdería para siempre la propiedad de todas y cada una de sus posesiones y activos.

Dicho “canadiense medio” también tendría que aceptar participar en el calendario de vacunación covid-19 y covid-21, lo que le facilitaría vida y viajes sin restricciones, incluso bajo bloqueos de cuarentena total (mediante el uso de una identificación conocida como HealthPass, Pase de Salud).

Campos de concentración

En un momento dado, los miembros del comité preguntaron quién se convertiría en el propietario de la propiedad, valga la expresión y quién se transformaría en el dueño de los activos robados. O, también, qué ocurriría con los prestamistas o las instituciones financieras. Simplemente se comentó en dicho conciliábulo que "el programa World Debt Reset se encargará de todos los detalles". Varios miembros del comité, cada vez más acojonados, también interrogaron acerca de qué sucedería con la peña que se negara a participar en el programa World Debt Reset, o el HealthPass, o el calendario de vacunación, y la respuesta obtenida, inquietante. Básicamente, se concluyó que era "deber" de los políticos elaborar un plan para evitar que eso nunca sucediese. Se insistió en que "participar era lo mejor para las personas". Sic. Resic.

Ante este panorama de auténtico horror distópico, varios miembros del comité presionaban indesmayables para obtener una respuesta razonable, visto el manicomio en el que anhelan convertir Canadá. Se volvió a reiterar que aquellos que se negaran vivirían, primero, bajo las restricciones por tiempo indefinido. Y que en un breve período de tiempo, a medida que más canadienses pasaran al programa de condonación de deudas, los que se siguieran negando serían considerados un “riesgo para la seguridad pública”. E, ipso facto, serían reubicados en instalaciones de aislamiento.

Vamos, disidentes llevados a explícitos campos de concentración. Una vez en esos lugares de espanto, tendrían dos posibilidades: participar en el programa de condonación de deudas y ser liberados, o permanecer indefinidamente en la instalación de aislamiento bajo la clasificación de riesgo grave para la salud pública. Y, por supuesto, incautación de todos sus bienes. Y todo por no creerte un puto pijo de lo nos llevan contando desde hace meses, agrego.

O luchas o mueres

No hace falta repetirlo. La PMO (Oficina del Primer Ministro) canadiense dio a entender que toda la tenebrosa agenda avanzará sin importar quién esté de acuerdo con ella o no. Y, por supuesto, no solo será la nación norteamericana. Todos los países impondrán planes y agendas semejantes. Lo dicho, matiz arriba, matiz abajo. Y ante ello, reitero: o combatir de forma incansable e implacable o el matadero te espera. En fin.

sabe_la_verdad