El reciente episodio el que el Rey no ha podido asistir a la entrega de sus despachos a los nuevos jueces, por habérselo prohibido el gobierno social comunista de España, nos demuestra claramente en manos de quiénes estamos…

¿Está el Rey en situación de prisión provisional domiciliaria, y no puede ni salir de su casa, sin permiso de los comunistas…?

Esa es la impresión que produce esta situación, y más cuando “La Justicia emana del pueblo, y se administra en nombre del Rey por Jueces y Magistrados integrantes del poder judicial, independientes, inamovibles, responsables y sometidos únicamente al imperio de la ley” (art. 117, 1, de la Constitución vigente, de 1978).

Asimismo la Constitución española dice en su art. 56 que: “El Rey es el Jefe del Estado, símbolo de su unidad y permanencia, arbitra y modera el funcionamiento regular de las instituciones, asume la más alta representación del Estado, especialmente con las naciones de su comunidad histórica, y ejerce la funciones que le atribuyen expresamente la Constitución y las leyes”.

El núm. 3 del citado artículo indica que “La persona del Rey es inviolable y no está sujeta a responsabilidad…”.

El art.62, establece que “Corresponde al Rey:

g). Ser informado de los asuntos de Estado…

h). El mando supremo de las Fuerzas Armadas”.

¿Los españoles estamos dispuestos a permitir que nuestro Jefe del Estado no pueda desplazarse libremente por el territorio nacional, a dónde le plazca, o considere conveniente y necesario, y deba permanecer recluido en esa prisión de lujo en que se ha convertido el Palacio de la Zarzuela…?