Yo no sé si los que hayan seguido de cerca la Convención del PP en Valencia habrán visto lo que yo, o se habrán fijado en algún detalle que a mí se me haya escapado… pero espero que algunos se hayan fijado, dado que ha sido una de las claves de la Convención, en el Menú que don Teo y don Casado le ofrecieron en la comida del sábado a los barones, incluida doña Isabel que ya sí estaba, pero para aquellos que no lo hayan visto yo les reproduzco el menú que consistió en

Ensaladilla de esturión ahumado de Sarrión

Arroz meloso

Sopa “olé mis huevos” (símbolo de la Convención)

y pan de la tierra (pan “Quemao” y “Mantequetes”)

 y vinos valencianos (el “Moscatel de la Marina”, el “Segut”, y el “Bobal”)”

 

(Oye, Teo, no te olvides de darle de comer a los periodistas y a los fotógrafos para que nos traten bien mañana. No te preocupes, esos comen poco, ya tienen ahí su menú: un bocadillo de jamón, un zumo de naranja de tetrabrick, otro bocadillo vegetal con pan de semillas, una macedonia de frutas y una chocolatina. No se quejarán, ya sabes que a los periodistas los tengo en el bote)

  • --- Oye, macho ¿y por qué ha sido clave lo del Menú?
  • --- Hombre, está muy claro, por el nombre que le pusimos a la sopa castellana: “olé mis huevos”
  • --- Pues, yo no le veo la gracia ni la importancia…
  • --- Vamos a ver, que por lo que veo, ninguno de los que estáis aquí sabéis leer entre líneas – dijo uno de los presentes- ¿qué es lo que más le duele a don Casado, a don Teo y a sus “niñatos” y “chiquilicuatres” de Génova 13?... según tengo por sabido don Pablo no soporta que le llamen “el cobardica” y todavía no le ha perdonado a Santiago Abascal (como lo demostró cuando la Moción de Censura que calificara al PP de la “derechita cobarde)
  • --- Sí, eso es cierto, como lo es que el primer día que oyó o leyó lo de los “cataplines” de la Ayuso se cogió un cabreo de órdago… pero sigo sin ver dónde está la importancia que le dan a lo de los huevos de la sopa.
  • --- Pues sí, hombre, pues sí, porque llevan meses pensando en lo de los “cataplines” de doña Isabel y viendo con impotencia que la Presidenta de Madrid se les estaba o está, subiendo a la parra… ¿o no es cierto que la Parejita montó la Convención Itinerante para abalar su posible fracaso en Valencia? ¿o no es cierto que han tenido los huevos en la garganta hasta que vieron llegar a la Doña de las Américas y ponerse a sus pies? Pues, yo os lo aseguro…como sé que lo del nombre de la sopa es cosa de don Teo (el fullero compravotos de Murcia), tratando de imitar, seguro, a aquel cardenal Cisneros y sus cañones para apaciguar a los Nobles.

 

Estaba entonces el Cardenal, cercano a los 80 años, pero conservaba toda su fuerza moral, mantenía su físico, y sobre todo, seguía atesorando aquella magnífica disposición hacia sus semejantes por la cual hemos de venerar por siglos su figura.
Cuando le preguntó el Duque del Infantado, en nombre de toda una detestable, intrigante, egoísta y entonces hasta cruel y desalmada aristocracia, cuáles eran sus poderes para ejercer el mando, abriendo un balcón desde el que se podía ver un ejército formado en línea de ataque.
Les contestó: – Estos, estos son mis poderes…
La escena está representada en una pintura de 1864 cuyo autor es Victor Manzano, propiedad del Museo de Prado que se encuentra ahora en el Ayuntamiento de Alcalá de Henares.
 

  • ---Pues yo sé que lo de mis huevos no solo iba por el “cobardica” sino por don Teo y especialmente dirigido a la mujer de los cataplines, como diciéndole:

Querida Isa, tu tendrás “cataplines”, pero nosotros tenemos huevos


Y ese fue el Pablo Casado que subió al escenario a recitar con descaro un texto que más se parecía al famoso del “Don Juan” de Zorrilla:

Por dondequiera que fui,
la razón atropellé,
la virtud escarnecí,
a la justicia burlé
y a las mujeres vendí.
Yo a las cabañas bajé,
yo a los palacios subí,
yo los claustros escalé
y en todas partes dejé
memoria amarga de mí.

Pensando que el PP pueda alcanzar la Moncloa dentro de 2 años.

Pero ¿sabrán ellos dónde pueden estar dentro de 2 años?

Pues, yo les voy a indicar algunos lugares donde seguramente puedan estar.

  • Casado, de Ministro de Asuntos Exteriores de un Gobierno AYUSO (si domina ya su ingles)
  • Los dos de Asesores en el despacho de “Rivera, Abogados”
  • Camino de Siberia (aunque no se sabe si a la Siberia de don Sánchez o sea, la de siempre, o a la de Extremadura)
  • Uno, don Casado, de profesor invitado en la Universidad de Santiago de Compostela y otro, don Teo, de Alcalde de Cieza (Murcia)
  • De Ex-Presidente y Ex-Secretario General, ambos con sueldo

Miren ustedes, yo digo lo que decía ayer Carmen Morodo en “La Razón”:

“Dentro del Partido lo tienen claro: la “fiesta” de Valencia no cambia la relación de fuerzas entre Casado y Ayuso, la Presidenta tiene ya la “fama”, se ha hecho un nombre dentro del Partido, como se ha confirmado en su paseíllo por la Convención, es la “Reina”, comentan en las filas populares, y como presidenta del PP de Madrid siempre tendrá en sus manos la capacidad de rectificar cualquier acuerdo de lista conjunta que pueda pactar con Génova en el proceso hacia el Congreso Nacional” 

Y también con lo que decía Tomás Gómez en el mismo periódico:

 

Los Congresos y convenciones de los Partidos se han convertido en autenticas representaciones teatrales en la que se oculta la realidad para proyectar una imagen al exterior. Todo el mundo sabe que en el PP hay una guerra latente entre Díaz Ayuso y Casado por el Poder.. Sin embargo, viendo las escenificaciones de la Convención de Valencia, lo que parece es justo lo contrario. Díaz Ayuso se vuelca en su discurso con Casado, disipa toda duda sobre sus ambiciones y se abrazan buscando la foto de la unidad, ya que era imparable que el líder popular sea el próximo cartel electoral, si gana para formar parte de la victoria y si pierde, que nadie pueda achacarle la mínima responsabilidad”

 

O lo que le diría yo a Pablito si pudiera hablar con él:

“Oye, muchacho, no saques tanto pecho, que de aquí al Estrecho hay mucho trecho. Y sigue el ejemplo de tu Franco, el Caudillo de la España que tu defiendes, cuando en 1969 tuvo a bien nombrar al Príncipe Juan Carlos como heredero a título de Rey. Designa ya a doña Isabel Díaz Ayuso como tu heredera y las aguas se quedarán quietecitas, de lo contrario pocas noches vas a dormir tranquilo”.

Es decir, queridos todos, que estamos en 2021 y que todo lo de la Convención de Valencia pasado mañana se habrá olvidado y que, y no solo por la Ley Electoral, sino también por la sopa de huevos del trilero don Pedro Sánchez, y hasta 2023 no habrá elecciones. ¡Dentro de 2 años 2!

Así que, amados don Casado y don Teo, ya podéis poner los huevos a calentar, porque en la calle hace mucho frio.