La poca vergüenza; el aprovechamiento grosero y la barriobajera chulería hortera y agria, son "las prendas" con las que la Naturaleza generosamente  ha adornado  física y moralmente a la mayoría de los miembros de este equipo de gobierno, de nuestra penitencia, ante  la incredulidad  no solo de los españoles, que hemos acabado por asumir, que así también les parece al resto de la humanidad.

Utilizando esas tan peculiares razones, sin sentir un mínimo de vergüenza, cada cual se autoproclama  propietario de todo cuanto allí existe (en el despacho de la Presidencia y los despachos de los ministerios), incluidos el presupuesto de su alcanzado ministerio y el Falcon para hacer con ellos los que buenamente se les ocurra, porque para cacicadas si que les da.

Estoy seguro de que a toda esa gente que insensatamente, con sus "proletarios" votos, ha colocado a estos socialistas y comunistas (ese tratamiento ya es suficiente insulto), en el Gobierno de España, si es que el cerebro les da para ello, les resultará totalmente fuera del mítico modelo que les han contado que tiene establecido la Izquierda (que nadie de esos partidos sigue), el salto copernicano que han experimentado, a partir de su encumbramiento político, las cuentas corrientes de la práctica totalidad de sus miembros. ¡Es que hasta para quitarse las arrugas de su cara dura a la ministra de Hacienda! Pero... de donde no hay "materia prima" ¿Qué coño puede salir?. Uno poco atractivo.

Lo mas notorio que este gobierno nos muestra es la democrática propiedad del Falcon, no solo es de Pedro Sánchez, como ha dejado nítido el comportamiento de la señora Montero, ministra de... no se que chorrada que se sacó de la manga el Sánchez para el necesario cambalacheo presidencial, que se ha imaginado que el Falcon, es un revolandero objeto de su propiedad, algo que también se han imaginado la delincuente Isa Serra y la secretaria Ángela Rodríguez, cuando fueron invitadas por la cuota ministra, a volar "falconizadas" para hacer turismo en los EEUU, cuna del "odioso capitalismo". Concretamente a Nueva York. No; no creo que el gasto en queroseno que consumiera el Falcon lo hayan pagado en prorrata entre las tres ... ¿Qué? Ah; que la pagaremos entre todos los españoles ¡como todos sus demás vic...

Les sobra presunción, arrogancia y soberbia y les falta altruismo, humildad, inteligencia y decencia para poder desarrollar con solvencia los quehaceres tan importantes de cualesquiera de los ministerios de un gobierno serio que, por ser serio, jamás tendría un ministerio de Igualdad, con el que se pagó la compra de una presidencia.